domingo, 29 de setembro de 2013

De origem amazónica, cacau já era consumido há mais de 5.000 anos


Ao contrário do que se imaginava até então, o cacau é amazónico - e não centro-americano - e já era consumido há 5.500 anos, apontou uma pesquisa desenvolvida por vários arqueólogos equatorianos e franceses, que, por sinal, chegaram a encontrar restos de uma grande cultura no sudeste do Equador.

Este grupo encontrou evidências químicas e físicas de cacau da variedade «fino de aroma», muito apreciada actualmente pela indústria do chocolate, nos vestígios de recipientes encontrados na província de Zamora Chinchipe, na Amazónia equatoriana.

Francisco Valdez, que dirige a missão de pesquisa na jazida Santa Ana-La Florida, no cantão Palanda de Zamora Chinchipe, declarou que o cacau foi criado na alta Amazónia e de lá, de alguma forma, foi levado para a América Central.

«Na realidade, o cacau não é original dessa região, da América Central, pois presume-se que, inclusive, há 7 mil anos ele já existia na bacia alta da Amazónia.»

O seu uso social foi iniciado há 5.500 anos, segundo as provas de carbono 14 a que foram submetidos os vestígios encontrados na cultura Mayo-Chinchipe-Marañón, descoberta em 2002 na região e que aparentemente se estendeu pela floresta peruana até ao maior afluente da parte alta do rio Amazonas.

Na América Central, existem dados do uso do cacau, por parte da cultura Olmeca, que remetem para há 3.000 anos, quando se obteve um desenvolvimento importante e se estendeu pela Guatemala, Honduras e Nicarágua, além do México e da América do Norte.


Estado colombiano avala programa de Arqueología para la defensa de un patrimonio en peligro

Con la renovación del registro calificado de la carrera de Arqueología de la Universidad Externado de Colombia, el Ministerio de Educación Nacional le da impulso y respaldo a un programa de estudios cuyo propósito es formar profesionales competentes en la investigación, gestión y divulgación del patrimonio cultural y arqueológico, en peligro.

El parque arqueológico de San Agustín (Huila) es patrimonio de la Humanidad, por la Unesco, en 1995 Fuente: archivo privado

Dicho patrimonio está compuesto por todos aquellos vestigios de la vida humana pasada que se estudian a través de métodos arqueológicos. En Colombia, su antigüedad puede alcanzar los 16,000 años. A través de su trabajo, los arqueólogos intentan comprender cómo cambian en el tiempo las sociedades para poder entender mejor a los seres humanos del pasado y del presente.

Los vestigios de antiguos grupos de cazadores y recolectores, así como de agricultores y alfareros se encuentran dispersos por todo el territorio y están amenazados por actividades como la minería, exploración y explotación de hidrocarburos y, en general, obras de desarrollo de gran impacto sobre el paisaje como vías, embalses y líneas de transmisión eléctrica, entre otros. La expansión urbana, así como la renovación de la infraestructura de servicios públicos y revitalización de las ciudades, también ha significado una amenaza para el patrimonio histórico, por lo general de los periodos colonial y republicano.

Por lo anterior, leyes como la 1185 de 2008 y sus decretos reglamentarios, obligan a las empresas a realizar investigaciones arqueológicas antes de la ejecución de cualquier proyecto que afecte los vestigios arqueológicos debajo de la tierra o en el agua, y a desarrollar programas de arqueología preventiva quemitiguen o eliminen el impacto de las obras sobre el patrimonio cultural.

La resolución 12711 de 2013, el Ministerio de Educación Nacional por medio de la cual se renovó el registro calificado del programa de Arqueología con una duración de siete años, fue expedida el pasado 18 de septiembre.

La renovación del registro calificado fue una oportunidad para realizar una evaluación de los procesos académicos y administrativos del programa, especialmente en lo referente al plan de estudios, que estará vigente a partir del primer semestre de 2014.

En el nuevo plan, si bien el énfasis investigativo del programa se fortalece, se le da relevancia a la formación en gestión del patrimonio cultural y a la divulgación del conocimiento científico. Una de las características del programa de Arqueología es la combinación entre teoría y práctica, esencial para cualquier arqueólogo en el mundo de hoy.

Académicamente, el programa de Arqueología se desarrolla en colaboración entre las facultades de Ciencias Sociales y Humanas y de Estudios del Patrimonio Cultural del Externado, lo cual garantiza una aproximación humanística, social y científica a la formación de los nuevos arqueólogos. 

Arqueólogos hallan complejo salino maya en norte de Guatemala

Texto: Editor DJ el Vie

Arqueólogos estadounidenses y guatemaltecos descubrieron un centro de producción de sal a escala industrial en una ciudad maya que data de 800 años antes de Cristo, ubicada en una zona selvática en el norte de Guatemala, informó el viernes uno de los expertos.


 El hallazgo fue hecho en el sitio arqueológico Salinas de los Nueve Cerros, en el departamento de Alta Verapaz, unos 230 km al norte de la capital y cerca de la frontera con México, dijo en rueda de prensa el arqueólogo estadounidense Brent Woodfill.

La investigación, iniciada en 2009, está a cargo de un grupo de 20 arqueólogos de la Universidad de Luisiana en Lafayette (Luisiana, sureste de Estados Unidos) y de la Universidad de San Carlos de Guatemala.

Woodfill precisó que el centro industrial se hallaba en un valle de 35 km2 bañado por las aguas del río Chixoy.

"Los mayas de esa época tuvieron la capacidad de producir hasta 24.000 toneladas de sal al año, hirviendo agua de un río salado que fluye desde un domo de sal que se encuentra en el centro del sitio", detalló.

Según las investigaciones, esa sal era transportada hacia las ciudades de tierras bajas del occidente en los departamentos guatemaltecos de Petén y Alta Verapaz, así como a lo que hoy es el sureño estado mexicano de Chiapas, a través de los ríos Chixoy y Usumacinta.

"Salinas de los Nueve Cerros fue una de las ciudades más antiguas del mundo maya, con evidencia de asentamiento basado en la producción de sal desde el preclásico medio temprano (1000-800 a.C.)", afirmó Woodfill.

No obstante, fue durante el clásico tardío (600-900 d.C.) que se expandió hasta cubrir aproximadamente 35 km2, con una economía que se basó no solamente en la sal sino también en la agricultura y la exportación de otros bienes como navajas de obsidiana.

Woodfill indicó que la ciudad sobrevivió hasta alrededor del 1200 d.C., aunque después del colapso de la cultura maya siguió siendo un recurso importante para varios grupos indígenas, hasta que los españoles conquistaron la región y se apoderaron de la fuente de sal a finales del siglo XVII.

El equipo de expertos inició hace cuatro años los estudios sobre este asentamiento maya en aspectos como arqueología, geología, historia y medio ambiente, con el fin de avanzar en el conocimiento científico de los mayas antiguos, puntualizó.

El experto cree posible que debajo de montículos de tierra haya edificios enterrados, pero este proceso de exploración no se ha iniciado.
AFP


Invasores amenazan geoglifos de Chen Chen

Texto Gustavo Manzanedo gmanzanedo@grupoepensa.pe 

                                                      Fotos: Epensa

MOQUEGUA 

Asociaciones de vivienda ubicadas a inmediaciones de los geoglifos de Chen Chen, constituyen un peligro para las diversas figuras antropomórficas y de animales plasmadas en el cerro.

La directora regional de cultura, Deysi Rivadeneira Gámez informó que los invasores ocupan una planicie considerada zona arqueológica.

Debajo del terreno se ubicaba un cementerio y también restos de cerámica. Además manifestó que la ocupación de estos terrenos afecta el paisaje arqueológico de los geoglifos.

Rivadeneira Gámez precisó que la extensión ocupada pertenece al Ministerio de Agricultura y que existe la predisposición de esta institución para trasladarle a Cultura el terreno, sin embargo todavía no hay avances de esta transferencia.

Otro importante atractivo amenazado por las invasiones, es el Cerro Baúl. A sus faldas, asociaciones de vivienda se asentaron y también afectan el paisaje arqueológico. La funcionaria regional indicó que la responsabilidad en este caso recae en el municipio distrital de Torata por ser su jurisdicción.


Indicios de sociedad de unos 10.400 años en Bolivia

El trabajo financiado por la Fundación Nal. de Ciencias de Suiza continuará sus excavaciones en el 2014, para despejar dudas. 

El descubrimiento aporta al mayor conocimiento de la prehistoria en esa región de la Amazonía.

El hallazgo de grandes vertederos de restos de conchas de moluscos en la Amazonía de Bolivia es hoy una evidencia de que la zona fue habitada por cazadores y recolectores al menos hace 10.400 años, mucho antes de lo conocido.

El descubrimiento fue hecho cerca de la ciudad amazónica de Trinidad, en la región de Beni, que limita con Brasil, por un equipo científico internacional dirigido por el geógrafo italiano Umberto Lombardo, de la Universidad de Berna, y el arqueólogo boliviano José Capriles, de la Universidad Mayor de San Andrés de La Paz.

Capriles dijo en una entrevista con Efe que el equipo excavó en tres “islas de bosques” dispersas en pastizales de los Llanos de Moxos de esa región y halló “conchales”, montículos de conchas desechadas por bandas de cazadores y recolectores.

La investigación sistemática se realizó en tres conchales, pero los especialistas sostienen que hay centenares dispersos en esas ‘islas’, pequeños bosques en medio de extensas llanuras.

“El reto de la investigación era demostrar que estas acumulaciones habían sido hechas por seres humanos y no, digamos, por otros agentes como aves u otros animales. La evidencia nos parece que es fuerte después de hacer muchos análisis”, dijo.

El hallazgo de esos conchales tierra adentro, fuera de la costa marítima, se considera muy raro, pero se explica por un supuesto consumo intenso durante milenios de los moluscos de los ríos.

En los conchales también se hallaron restos de otra fauna como el “venado de los pantanos”, que es una especie en extinción, lo que hace suponer que esos primeros habitantes de la zona consumían esos mariscos de río de forma complementaria, según el investigador.


UNA INVESTIGACIÓN INTERDISCIPLINARIA

El estudio combina información sobre arqueología, geomorfología y geoquímica, y fue publicado esta semana en la revista científica de acceso libre ‘PLoS ONE’, firmado por especialistas de varios países.

Las excavaciones, que se realizaron en julio y agosto del 2012, encontraron conchales, huesos, mucha tierra quemada, carbón “y todo tipo de e videncias que sugieren que esto, obviamente, no es natural”, apuntó el investigador boliviano.

Los análisis de radiocarbono aplicados al carbón indican que los grupos de cazadores-recolectores “se establecieron en la región a principios del Holoceno, es decir, hace aproximadamente 10.400 años.

EFE