domingo, 26 de julho de 2015

Machu Picchu: Habilitarán dos nuevos caminos incas

Foto: iStock

A esto se va a sumar un museo de sitio que va reproducir los sitios más importantes que existen de Machu Picchu y un orquidiario.

La Dirección Desconcentrada de Cultura de Cusco (DDCC) trabaja en la habilitación de dos nuevos caminos inca ancestrales como otra alternativa para que los turistas puedan visitar el Santuario arqueológico Machu Picchu .

Ricardo Ruiz Caro, titular de la DDCC, precisó que los caminos inca ancestrales, denominados Las Fuentes y el Incaraccay, comenzaría a funcionar para el público en el corto plazo.

En declaraciones a la Agencia Andina, Ruiz Caro explicó que esta nueva alternativa forma parte del trabajo conjunto que realizan la DDCC y el Servicio Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Sernanp) a fin de mejorar la gestión del Santuario Histórico de Machu Picchu.

Dijo que en la actualidad a Machu Picchu se ingresa por un camino que es forzado y que no es una vía inca ancestral como las que abrirán en breve.

Sostuvo estas acciones han sido consideradas en el plan maestro sobre Machu Picchu que fue presentado a los miembros del Comité del Patrimonio Mundial de la Unesco, reunidos en el trigésimo noveno encuentro, llevado a cabo en la ciudad de Bonn, Alemania.

En esa línea, Ruiz Caro anunció que a fines de este año se instalará un puesto de control mixto desde el otro ingreso a Machu Picchu , donde guardaparques de Cultura y Serrnanp van a estar trabajando mano a mano.

"Nosotros estamos acabando un estudio de capacidad de carga. Ellos (Sernanp) a su vez también están haciendo estudios de capacidad de carga del sistema de accesibilidad. Tenemos una lista de trabajo muy coordinada", remarcó.

De otro lado, anunció la construcción de un centro de visitantes, que estará ubicado en la falda de cerro de Machu Picchu , por donde quedaba el llamado museo Chávez Ballón, con una inversión de 170 millones de nuevos soles.

"Estamos muy avanzados en la gestión para que el Gobierno Regional de Cusco haga el lanzamiento del proyecto para su ejecución vía obra por impuestos, que creemos es el mecanismo más seguro y más ejecutivo para hacerlo, y hay el acuerdo político para hacerlo de esa manera", explicó.

Sostuvo que a esto se va a sumar un museo de sitio que va reproducir los sitios más importantes que existen de Machu Picchu y un orquidiario.

(Andina)

Fonte: http://noticias.terra.com.pe/peru/machu-picchu-habilitaran-dos-nuevos-caminos-incas-hacia-el-santuario,58edbdd199a1291001c1cc427e3ed189ohrhRCRD.html (16/07/2015)

Muestra fotográfica revela la belleza del QhapaqÑan

Por GABRIEL SALINASHISTÓRICO. Se trata de los testimonios materiales del desarrollo social y económico del pasado prehispánico.

La exposición fotográfica “QhapaqÑan: El Gran Camino Inca, en el Perú” fue abierta al público sucrense, que puede apreciarla en la Galería de Arte “Casa Alzérreca” dependiente de la Casa de la Libertad.

Un total de 80 fotografías componen la colección que registra una importante porción de la infraestructura vial que perteneció al imperio incaico y que lleva el nombre de QhapaqÑan. Las tomas corresponden a la porción que recorre el territorio peruano de norte a sur antes de introducirse en territorio boliviano, constituyendo de esta manera un eje articulador e integrador entre los países que cruza.

El término QhapaqÑan significa en lengua quechua “gran camino inca”. El QhapaqÑan es un sistema vial conformado sobre la base de una red de caminos dispuestos estratégicamente para cubrir en toda su extensión la geografía andina. Es una expresión histórica de la expansión del Imperio Inca hasta el siglo XV. El intéres de la muestra descansa en su rico valor arqueológico.

Esta red vial es el producto de la acumulación de múltiples experiencias a lo largo de siglos de historia andina. Se tiene conocimiento por los investigadores, que los diferentes pueblos andinos trazaron caminos y rutas que luego los incas incorporaron y articularon a su propio sistema caminero. El logro más impresionante de este desarrollo fue la capacidad de organización de los caminos como un único sistema articulado de dimensiones continentales.

Las rutas del QhapaqÑan se extienden por los territorios de Perú, Ecuador, Colombia, Argentina, Bolivia y Chile. Desde el año 2014 se encuentra en la Lista de Patrimonio Mundial de la UNESCO gracias a los esfuerzos conjuntos de estos seis países.

La muestra se enmarca en las actividades de promoción cultural que lleva a cabo la Embajada del Perú en el Estado Plurinacional de Bolivia en colaboración con la Fundación Cultural del Banco Central de Bolivia.

Fonte: http://www.correodelsur.com/20150719/cultura/muestra-fotografica-revela-la-belleza-del-qhapaqan (19/07/2015)

Los secretos de Toniná y su impresionante pirámide maya (PARTE 02)

La última gran ciudad maya y sus guerras
Tras los trabajos de Juan Yadeun, quedó de manifiesto la belleza artística y relevancia histórica de Toniná, convirtiéndola en la última gran capital del viejo Imperio Maya (Chiapas, Guatemala y Honduras), con un pasado bélico temible, que alcanzó su esplendor entre el 800 y 900 d.C., cuando muchas de las ciudades vecinas estaban en decadencia.


Esta ciudad también nos brinda datos muy importantes sobre el fin de la cultura maya, de hecho, el lingüista César Corzo tradujo la palabra Toniná como donde obscurece o casa del poniente. Al relacionarse con los toltecas, los mayas de Toniná vieron en la sangre humana el elemento que alimentaba al universo, y entendieron a la guerra como la oportunidad de obtenerla.

Según sus creencias, capturar vivos a los grandes señores de las ciudades vecinas era de suma importancia. Los prisioneros eran llevados a Toniná donde eran decapitados en medio de fastuosos ritos, pues la sangre divina de los otros gobernantes era la energía que movía todo en el mundo. De esta forma encontramos restos y monumentos alusivos a los sacrificios humanos, y donde se representan a personajes sin cabeza, semidesnudos y con las manos atadas implorando piedad.


En su época de esplendor Toniná fue llamada La ciudad de los cautivos divinos, pues en ese lugar fueron tomados prisioneros dos hijos de Pakal.

Tanto los símbolos como los personajes inmortalizados mezclan el estilo escultórico selvático con el sentimiento mítico religioso del Altiplano. Esta relación mayas-toltecas daría como resultado el surgimiento del imperio de los itzaes, quienes habitaron la península de Yucatán.

El mural de la muerte
Otro de los descubrimientos hechos hace unos meses, fue un muro con texto glífico sobre K’inich B’aaknal Chaahk, nombre completo de un jerarca maya, sexto gobernante de los 14 hasta ahora conocidos de la ciudad, y quién fundó un señorío militar.

El “Mural de la muerte”, fue modelado en estuco y tiene dimensiones de 12 m de ancho por 4 m de altura. Fue elaborado hace más de 10 siglos y está dividido en 4 áreas. Si bien esta obra es maya, en él se nota su influencia tolteca y muestra la leyenda de los soles cosmogónicos y la llegada del inframundo a la Tierra. Esta concepción mostraba que ya no se veneraba tanto al maíz y que en realidad los sacerdotes estaban preocupados por el final del cuarto Sol y la llegada de las tinieblas.

Este mural tridimensional refleja a la perfección el rumbo violento seguido por el pueblo de Toniná. También hay plasmados soles muertos que se precipitan hacia el inframundo y figuras de calaveras. Una de ellas tiene la deformación craneal maya, además de orejas y abundantes cabelleras, y aunque parece sonreír, sus manos sostienen una cabeza, que se especula, podría ser de uno de los señores de Palenque.


Lo que viene
Y esto es solo el inicio de los muchos secretos que aún nos puede arrojar Toniná, una enigmática ciudad de la que diariamente surgen nuevos hallazgos. ¿Habrá nuevos murales debajo de la ciudad? Lo cierto es que estos descubrimientos son muy importantes y vale la pena que sean divulgados, pues están reescribiendo la historia del México prehispánico.

¿Cómo llegar?
Para visitar Toniná se debe tomar la carretera federal 190 que va de San Cristobal a Comitán. 12 kilómetros adelante se debe tomar la desviación a Ocosingo y tomar el camino de terracería que nos llevará hasta la zona arqueológica.


En Ocosingo hay restaurantes y hoteles modestos, aunque si desean algo más lujoso, pueden ir a San Cristóbal de las Casas, a 50 km de distancia. Próximamente se construirá un museo y una carretera pavimentada.

Fonte: http://www.sopitas.com/site/489331-los-secretos-de-tonina-y-su-impresionante-piramide-maya/ (17/06/2015)

Renace el Camino del Inca (PARTE 02)


A sus pies, grupos de piedras dispuestas en círculos trazan una línea de cerca de un kilómetro y continúan el camino hacia el tambo de Manchán, hoy sitio arqueológico, según las imágenes de satélite que muestra Guido Casaverde. “Estas rocas, abandonadas en el sendero, servían a la formación de los laterales de granito que bordean la ruta.
Cada kilómetro habría sido construido en menos de una jornada por una treintena de obreros. En cambio, las secciones más complejas, como las de la sierra, con muros de contención de varios metros, sistemas de drenaje pluviales y empedrados, necesitarían hasta dos semanas para una misma porción”, detalla mientras recoge una piedra rosada y desgastada.

Pulida por el agua de un río, esta era empleada como un martillo para fragmentar el granito. Según el arqueólogo, tal ruta sería, pues, uno de los últimos ejes trazados por los incas en tiempos del desembarco de Francisco Pizarro en Perú, en 1532. La llegada del explorador detiene la expansión del imperio y de la red de carreteras, que resultó útil en la colonización. Gracias a estas vías, los conquistadores llegaron rápidamente a las montañas y destronaron a Atahualpa, último soberano inca.

Bajo el Virreinato de Perú (1542-1821), los colonos continúan explotando el Qhapaq Ñan. Así lo revelan los vestigios de alfarería colonial hallados sobre el sendero. A los pies de unas colinas anaranjadas, Guido Casaverde colecta numerosas piezas perdidas por los jinetes españoles cuando galopaban sobre estas rutas.

Acariciando los bordes de una de las cerámicas, muestra las huellas de un torno de alfarero. Y descubre las jarras de época precolonial cerca de un pequeño campamento inca. Una suerte de área de reposo constituida por un cubreviento de piedra semicircular donde unos transeúntes dejaron en otra época los restos de un banquete de maíz y marisco.

Rápidamente, la red de carreteras fue perdiendo su sentido comunitario. “En tanto que los paisanos incas limpiaban y reparaban ellos mismos las secciones del camino cercanas a sus hogares, los hacendados dieron prioridad al cuidado de sus terrenos privados, distribuidos por la corona”, explica Alfredo Bar, quien lamenta que los senderos precolombinos hayan caído en el abandono. Cuando la Ordenanza de Tambos se establece, como un primer intento de preservar el Qhapaq Ñan, los terratenientes delegan en los autóctonos tal mantenimiento a cambio de una retribución.

Desafortunadamente, los nativos fueron explotados en semejantes trabajos, igual que en la extracción de oro. “Un mineral considerado por los incas como una lágrima del Sol, divinidad suprema de su panteón. Pero que toma otro valor con la llegada de los españoles”, recuerda Bar, inclinado sobre un foso cavado a menos de 100 metros de la ruta recién hallada, de camino al Cerro del Antival, a 10 kilómetros del océano Pacífico.

La búsqueda de oro, cinco siglos más tarde, sigue haciendo estragos: este pozo se revela como una de las numerosas prospecciones ilegales de Perú. La nueva fiebre dorada amenaza el Qhapaq Ñan: los mineros destruyen las huellas de los senderos precolombinos. “El hallazgo de una simple pepita compromete nuestro trabajo y nuestra seguridad”, dice el arqueólogo. “Los buscadores de oro nos perciben como una amenaza dispuesta a arrebatarles su preciado El Dorado. ¡Incluso han llegado a hacer retroceder a algunos de nuestros colegas efectuando disparos de advertencia!”, exclama antes de tomar la Panamericana, ruta que conecta, de Alaska a Argentina, las Américas anglosajona y latina.

En la costa, la construcción de este eje moderno ha permitido aliviar los senderos precolombinos, contribuyendo a su preservación. Y a su olvido: apartados, es aquí donde los arqueólogos tienen más dificultades para detectar las centenarias vías. En cambio, a más de 3.000 metros de altitud, los caminos ancestrales permanecen ocupados por rebaños de llamas y de alpacas, camélidos de pelaje espeso.

Aparecen, custodiados por sus pastores, cerca de la laguna Puray, al pie de Chinchero. Por el camino que bordea este pueblo, construido sobre restos arqueológicos, el olor a tierra recién removida impregna la atmósfera. A golpe de machete, un puñado de obreros retira la vegetación que crece entre los empedrados. Supervisados por los arqueólogos, otros preparan mortero según la receta de los incas –tierra, arcilla y cactus–, para reemplazar y fijar las piedras que faltan en este tramo que llega al Machu Picchu.

El Proyecto Qhapaq Ñan vio la luz, sobre todo, para ayudar a estas comunidades, atrayendo el turismo a las zonas quechua, donde la población vive de ingresos muy modestos. No obstante, la iniciativa es a menudo impopular debido a las expropiaciones, cuenta la antropóloga Frecia Escalante: “Varios cultivos se sobreponen ahora a ciertos tramos del Camino del Inca. Podemos recuperar los terrenos no cultivados aplicando la Ley de Patrimonio. En cuanto a las otras parcelas, los propietarios no aceptan cederlas voluntariamente”, explica, tras sus gafas de sol, esta cuzqueña. Confía en que, en el futuro, los recalcitrantes terminen por aceptar, cuando el turismo se desarrolle en las zonas bordeadas por el Qhapaq Ñan.

Algunos viajeros visitan ya el tramo que conecta Xauxa y Pachacamac. Una sección costera de 230 kilómetros que atraviesa el yacimiento de Huaycán de Cieneguilla. En el valle de Lurín, 40 kilómetros al este de Lima, esta antigua ciudad de casas geométricas y pasajes estrechos y polvorientos fue pacíficamente ocupada por los incas. Aquí levantaron palacios administrativos, con muros espesos de más de seis metros e imponentes ventanas. “Este pueblo, el cual constituye una puerta de entrada a los Andes, se revela como uno de los centros de control más importantes establecidos por los incas a lo largo de la red vial”, explica Camila Capriata, una joven arqueóloga. “Cuando los incas pusieron bajo su dominio otras poblaciones, se apropiaron de sus rutas añadiéndolas a su red de caminos”. Así consiguieron conectar, por primera vez, diferentes centros de producción, administrativos y religiosos con más de 2.000 años de antigüedad.

Y es este segmento del Qhapaq Ñan, así como otros cinco tramos, además del puente Q’eswachaka y la plaza de Armas de Cuzco, los que han recibido recientemente el reconocimiento de la Unesco en el territorio peruano. “En cuanto a las diferentes secciones de la red vial, cada país ha seleccionado las mejor conservadas dentro de sus fronteras. Para inscribir un bien cultural, este debe estar circunscrito geográficamente. Pero el Qhapaq Ñan es una obra de la cual ignoramos su extensión. Nuestra ambición es continuar identificando y restaurando tramos para inscribirlos sucesivamente”.

La Gran Ruta inca sigue reuniendo, cinco siglos después, las culturas del antiguo Tahuantinsuyu. Y países como Perú y Chile, quienes se disputan desde hace tiempo sus espacios marítimos, colaboran hoy en la búsqueda de esos caminos que les unen más allá de sus fronteras.

Fuente: El País, España

Fonte: http://www.aimdigital.com.ar/2015/06/29/renace-el-camino-del-inca/ (01/07/2015)

Ancestrais de nativos americanos deixaram Sibéria em única onda, diz estudo

Madri, 21 jul (EFE).- Os antepassados dos atuais nativos americanos saíram da Sibéria há cerca de 23 mil anos e em uma única onda migratória, diz um estudo genômico feito em grande escala e que foi publicado nesta terça-feira pela revista "Science". A presença do homem no continente americano começou há aproximadamente 15 mil anos, segundo diferentes evidências arqueológicas. No entanto, existe uma forte controvérsia sobre quando e como os antepassados dos atuais nativos americanos chegaram ao 'Novo Mundo' através da Sibéria, segundo a Universidade Complutense de Madri (UCM), um dos centros que participaram desta pesquisa liderada pela Universidade de Copenhague, na Dinamarca. O estudo revela que os antepassados dos nativos americanos saíram da Sibéria há 23 mil anos e propõe um cenário de como foi essa migração rumo ao continente americano. Os cientistas acreditam que houve apenas uma onda migratória e que, após deixar o 'Velho Mundo', há 23 mil anos, os antepassados dos atuais nativos puderam permanecer isolados em Beringia, onde fica o atual Estreito de Bering, por aproximadamente 8 mil anos. Os especialistas chegaram a esta conclusão porque as provas arqueológicas mais antigas da presença de humanos na América têm cerca de 15 mil anos. O trabalho afirma que, talvez, os primeiros habitantes tivessem chegado antes, entre 23 mil e 15 mil anos, mas, até o dia de hoje, não há evidências arqueológicas que corroboram esta estimativa. Já no continente americano, o acervo genético dos nativos se dividiu em dois grupos: os atabascanos, que incluem os nativos da América do Norte, e os ameríndios, que é composto pelos nativos da América do Sul e Central. Esta diferenciação aconteceu há aproximadamente 13 mil anos, coincidindo com o descongelamento das geleiras e a abertura de rotas no interior da América do Norte. Estes dois grupos configuram as diversas povoações nativas que existem hoje no continente, segundo uma nota da UCM, que participou da pesquisa através do Centro Misto de Evolução e Comportamento Humanos. "Nosso estudo apresenta a imagem mais ampla até o momento da pré-história genética da América. Mostramos que todos os nativos americanos, incluindo os principais subgrupos de ameríndios e atabascanos, descendem da mesma onda migratória", declarou Maanasa Raghavan, investigadora do Centre for GeoGenetics da Universidade de Copenhague. Para chegar a essas conclusões, a equipe de pesquisadores sequenciou as informações genéticas de nativos americanos e siberianos e analisou amostras antigas de habitantes do continente, com entre 6 mil e 200 anos, para traçar uma estrutura genética temporal. Além disso, este trabalho revela a evidência de um fluxo genético posterior (contato) entre alguns nativos americanos e grupos relacionados com as populações atuais de australo-melanésios (Austrália e Pacífico Sul) e do leste asiático. "Isto evidencia que a população do 'Novo Mundo' não estava completamente isolada do 'Velho Mundo' após a migração inicial", afirmou Eske Willerslev, diretor da pesquisa. Nesse sentido, outro artigo publicado nesta terça-feira na revista "Nature" indica que alguns nativos americanos da Amazônia descendem, em uma proporção pequena, de ancestrais de populações mais próximas dos indígenas australianos, de Nova Guiné e das Ilhas Andaman. Hoje em dia, segundo este estudo, as populações da América do Norte e Central parecem não ter esses traços genéticos. EFE ngg/rpr

Fonte: http://noticias.r7.com/tecnologia-e-ciencia/ancestrais-de-nativos-americanos-deixaram-siberia-em-unica-onda-diz-estudo-21072015 (21/07/2015)

sexta-feira, 10 de julho de 2015

Los secretos de Toniná y su impresionante pirámide maya (PARTE 01)

Hace cinco años, fue descubierta en Chiapas una de las pirámides más grandes de Mesoamérica, que incluso es más alta que la colosal Pirámide del Sol de Teootihuacán. Se encuentra en Toniná, una ciudad maya que está revelándonos secretos impresionantes


Las ciudad redescubierta
Tonina es una ciudad maya ubicada en el municipio de Ocosingo, en plena selva lacandona. Por casi cuatro siglos, fueron muchos los exploradores que la visitaron encontrando una ciudad maya con elementos diferentes a las ciudades vecinas, sin embargo, siempre fue catalogada como una ciudad periférica o de segunda importancia.

En tiempos recientes, esta zona arqueológica ha tomado nuevamente importancia luego de que el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) adquiriera nuevos terrenos para realizar trabajos de restauración y consolidación en el área norte de la ciudad. Así los investigadores descubrieron que Toniná es mucho más extensa de lo que se pensaba, e incluso debajo de la maleza se encontraba una pirámide de dimensiones impresionantes.


Para investigar mejor estos vestigios se realizó mapa tridimensional, en el que conjuntamente participaron Juan Yadeun Angulo, director del Proyecto Arqueológico de Toniná, y Carlos Pallán, quien dirigió a estudiantes de arqueología y posgrado de la Escuela Nacional de Antropología e Historia para configurar la zona norte de esta zona arqueológica.

Así se descubrió que ésta, es una de las ciudades mayas más grandes, al nivel de Bonampak o Palenque.

La Gran Pirámide
Esta zona arqueológica, en la que desde hace dos años se realizan trabajos de investigación, está compuesta por siete plataformas. Cada uno de estos espacios estaba destinado a distintas funciones: Administrativas, palacios, unidades habitacionales y templos.

La gran pirámide Toniná se encuentra al norte de este complejo, y es tan grande que solamente es equiparable a otras grandes edificaciones del mundo maya, como las que se encuentran en El Mirador y Tikal, en Guatemala.

En México, mientras la Pirámide del Sol de Teotihuacán tiene una altura de 65 metros, Toniná alcanza los 75 metros y tiene una antigüedad aproximada de 1,700 años.


De acuerdo a Emiliano Gallaga, director de esta zona arqueológica, esta pirámide cumplía diversas funciones en las estructuras sociales, políticas, económicas y religiosas, algo que no se repite en otras zona arqueológicas mayas.

“Es una gran sorpresa constatar que la pirámide fue hecha casi en su totalidad por los arquitectos prehispánicos y, por tanto, es más artificial que natural. Lo anterior se explica porque se creía que casi toda era un cerro o montículo natural, pero las recientes evidencias han develado que casi en su totalidad fue edificada por los antiguos pobladores.

Toniná es más grande de lo que sospechábamos. Sus pirámides están conectadas por medio de calzadas localizadas en lo alto de las elevaciones aledañas”.

En total, el núcleo urbano de Toniná tiene de 10 a 12 hectáreas de continuidad arquitectónica (el doble de los que anteriormente se conocían y que estaban ubicados al sur de esta acrópolis).

Los secretos de Toniná
Conforme las investigaciones en el área norte avanzan, cada vez aparece más información sobre Toniná. Por ejemplo, hace apenas unos meses se encontró un sarcófago de piedra que se calcula, pertenece a los años 840-900 dC. En ese sepulcro había objetos de cerámica y restos óseos. Estas evidencias se encuentran siendo analizadas en un laboratorio para conocer la identidad de ese personaje. También se planea realizar estudios de ADN. Un hallazgo así sólo es comparable con el descubrimiento de la Reina Roja en Palenque.

El estilo artístico de Toniná sobresale no sólo por las dimensiones, sino también por su belleza y el realismo, como muestra la estatua de Tzotz Choj encontrada hace unos años:


Las piedras y los murales de Toniná no dejan de arrojar datos importantes, como que estos mayas tuvieron contacto con otras culturas mesoamericanas, sobre todo con la tolteca, o que contrario a la idea que se tiene de los mayas pacíficos, ellos eran un pueblo guerrero.

Fonte: http://www.sopitas.com/site/489331-los-secretos-de-tonina-y-su-impresionante-piramide-maya/ (17/06/2015)

Vichama: El pueblo que sobrevivió a la hambruna

Foto: Al descubrirlas, los arqueólogos pensaron que estas figuras representaban a unos danzantes. Hoy se sabe que, en realidad, eran niños famélicos debido a la falta de comida que azotó el valle hace miles de años, durante una sequía por el cambio en la temperatura del mar (Foto Juan Ponce / El Comercio)

Relieves hallados en la milenaria ciudadela de Huaura evidencian cómo el fenómeo de El Niño afectó a esta civilización

Por Óscar Paz Campuzano
Periodista
@OscarPazC

Cada vez hay más pruebas de que el milenario pueblo de Vichama padeció de hambre, por la llegada de un intenso fenómeno de El Niño ocurrido hace 3.800 años. El resultado fue que sus campos de cultivo dejaron de producir y sus pobladores comenzaron a morir.

La historia fue perennizada en uno de los murales del templo principal del sitio arqueológico de Vichama, en Végueta, en Huaura. El sitio fue uno de los últimos pueblos habitados de Caral –la civilización más antigua de América– y es el que mejor ilustra los efectos del cambio climático de hace casi cuatro milenios.

Las excavaciones permitieron desenterrar 34 relieves. De ellos, el año pasado solo se había encontrado una hilera de niños famélicos danzando con los estómagos vacíos. Para los arqueólogos, era una clara alusión a la escasez: no había qué comer.

Hoy se ha logrado desenterrar a otros personajes que aportan más pruebas. Esta vez se hallaron adultos en estado cadavérico: aparecían con los ojos hundidos y las costillas expuestas. Se retrata a la muerte.

Para Ruth Shady, la directora de la Zona Arqueológica de Caral (ZAC), la representación es “un mensaje para el mundo” de cómo un pueblo enfrentó y sobrevivió al cambio climático.

MAR BENDITO
A diferencia de Caral, Vichama supo sobreponerse a los tiempos difíciles. El arqueólogo Pedro Vargas, responsable de las excavaciones, afirma que, según los estudios, este pueblo siguió siendo ocupado después de que Caral quedara deshabitada. Lo lograron gracias a los recursos del mar. En las excavaciones se hallaron restos de peces y moluscos que los ayudaron a aplacar el hambre.

Para Vargas, la otra evidencia la encontraron en el último templo levantado sobre el edificio principal de Vichama. Se trata de un sapo con manos humanas y sobre este aparece un rayo. “En la ideología andina, el sapo simboliza la fertilidad, el agua, la humedad. Su presencia indica que llegó el tiempo de bonanza y que las lluvias volvieron”, sostiene Vargas.

Hay otros indicios de que se intentaba aplacar la furia de la naturaleza. Con el tiempo, los templos nuevos que eran construidos sobre los antiguos cambiaron de dirección. Antes los hacían con sus fachadas mirando hacia el norte, es decir, hacia la capital de Caral. Después, los construyeron mirando hacia el este, o sea, hacia el valle, hacia sus chacras. No está claro por qué, pero parece ser una respuesta de los pobladores de Vichama para menguar los días más difíciles que les tocó vivir.

Fonte: http://elcomercio.pe/peru/lima/vichama-pueblo-que-sobrevivio-hambruna-noticia-1821972 (28/06/2015)

Renace el Camino del Inca (PARTE 01)


Antes de la llegada de los españoles a América, los incas levantaron un inmenso imperio, unido gracias a una vasta red de caminos. Gran parte fue cubierta y olvidada. Hoy, los países andinos, con Perú a la cabeza, tratan de recuperar su trazado, patrimonio de la humanidad, repleto de tradiciones ancestrales.

Foto: Los países andinos, con Perú a la cabeza, tratan de recuperar su trazado, patrimonio de la humanidad, repleto de tradiciones ancestrales.

Bajo el efecto del calor, el corazón de un cordero recién sacrificado explota con un ruido sordo. El fuego de un brasero encendido por el chamán devora las ofrendas depositadas en el suelo, sobre una terraza natural, a lo largo de un cañón polvoriento de tonos rojizos, en los Andes peruanos.

Maíz, granos de coca, vino y dulces que el sacerdote andino (paqo en quechua) ofrece a la Madre Tierra durante una ceremonia con cinco siglos de antigüedad: la reconstrucción anual del Q’eswachaka, el último puente de cuerda inca del mundo. “Desde la fabricación de esta obra, mucho antes de la llegada de los españoles, en 1532, nuestras divinidades nos han empujado a deshacerla y rehacerla una vez al año bajo pena de castigos como el granizo y el rayo”, explica con voz lastimera Cayetano Ccanahuire, un sexagenario de pequeña talla y rostro curtido.

Inclinado sobre las llamas, a más de 3.700 metros de altitud, este paqo reza día y noche para evitar accidentes durante los tres días de la reconstrucción. A su alrededor, los campesinos quechua se reúnen antes de tensar sobre el río Apurímac, cuyo cauce desemboca en el Amazonas, seis gruesas cuerdas de paja. A continuación las atan a unas viejas bases de piedra, creando así la estructura de este puente de 28 metros de largo.

En lo alto del cañón, un grupo de mujeres vestidas con telas multicolores y coronadas con un sombrero de estilo bombín conversan arrodilladas, retorciendo las cuerdas de paja que servirán para el tejido de las estructuras laterales del puente. Obsoleto hoy día tras la edificación hace medio siglo de una obra cercana más moderna, el evento continúa reuniendo, cada mes de junio, a cerca de un millar de herederos del imperio inca obligados a tomar el relevo para poder escapar de las penas divinas.

“Hace una década, el puente no pudo ser renovado por el desgaste de las bases de piedra. Ya sea por acción divina o no, estos campesinos sufrieron a continuación una granizada”, cuenta la antropóloga Ingrid Huamaní, quien participa en el Proyecto Qhapaq Ñan.

Se trata de una iniciativa del Gobierno peruano cuya ambición es exhumar la antigua red vial de los incas, de la cual forma parte el puente. El Qhapaq Ñan (camino real en quechua) peinaba el imperio inca (Tahuantinsuyu), dividido en aquella época en cuatro grandes regiones –Chinchaysuyu, Cuntisuyu, Collasuyu y Antisuyu–, y se adentra actualmente en seis países: Ecuador, Colombia, Perú, Bolivia, Chile y Argentina.

Un entramado de caminos de más de 23.000 kilómetros, según cálculos del arqueólogo estadounidense John Hyslop en 1992, aunque hallazgos recientes lo estiman en mucho más: solo en Perú, unos 25.000 kilómetros de vías. Varios tramos ya han sido restaurados. El trabajo conjunto de los seis países propició en junio de 2014 el reconocimiento de algunos tramos como patrimonio de la humanidad por la Unesco: 5.200 kilómetros (1.200 de ellos en Perú).

Ninguna de las naciones ha lanzado una iniciativa tan ambiciosa como la peruana, con el Proyecto Qhapaq Ñan. Financiado con un tercio de los ingresos generados por el Machu Picchu (ocho millones de euros), los fondos han ayudado a restaurar las bases y las escaleras de piedra que descienden al puente Q’eswachaka desde lo alto del cañón, permitiendo a los campesinos mantener viva su tradición, igualmente inscrita desde 2013 en la lista del patrimonio cultural inmaterial de la Unesco.

Si bien hace cinco siglos era necesario marchar un centenar de kilómetros desde Cuzco, la antigua capital imperial, para llegar al puente, en la actualidad se toma una ruta asfaltada, parcialmente construida sobre la red inca. “Varias vías modernas están superpuestas sobre los caminos precolombinos, ya que la mayoría de las veces no han sido apreciados en el pasado como tesoros arqueológicos”, explica Marcelino Soto. Desde el jeep se observa un sendero bordeado por muros de piedra que serpentea la ladera de la montaña. “Ahora, cuando se traza una nueva ruta, se verifica minuciosamente que ninguna porción del Qhapaq Ñan esté amenazada, y tanto el ministerio de Transportes como el de Cultura tienen que aprobar las obras”, precisa el arqueólogo, cuyo acento en español revela que el quechua –10 millones de hablantes– es su lengua materna.

Un idioma milenario que usaban los comerciantes de la costa y que sería adoptado por los incas, quienes hablaban el puquina, explica Pablo del Valle, antropólogo de la Unesco. “Esta lengua les resulta muy práctica cuando Pachacútec [el reformador del mundo, en quechua], noveno soberano inca, comienza la expansión del imperio, en el siglo XV.
Gracias al juego de alianzas con tribus a menudo quechuahablantes, este pueblo, que ignoraba la existencia de la rueda, la escritura y la moneda, pudo levantar en menos de un siglo uno de los imperios más grandes conocidos en aquella época. Un territorio cuatro veces mayor a la superficie de España con 12 millones de habitantes”, continúa este cuzqueño, en el interior de uno de los restaurantes de estilo colonial de la plaza de Armas, en Cuzco.

Como la mayoría de las construcciones del casco antiguo, este edificio de arcadas y grandes balcones de madera ha conservado los muros de piedra de una antigua edificación inca. Desde esta plaza, punto kilométrico cero del Qhapaq Ñan, partían las cuatro rutas principales en dirección a las cuatro grandes provincias (suyus).

En la antigua región del Chinchaysuyu, 350 kilómetros al norte de Lima, capital del país, los arqueólogos Guido Casaverde y Alfredo Bar recorren el mar de arena del desierto en el valle de Casma en busca de tramos de viejas vías que conduzcan hasta la sierra. En esta zona costera, la temperatura alcanza niveles caniculares a pesar del invierno austral.

El cielo luce tonalidades amarillentas, y la arena fina, levantada por una ligera brisa, golpea el rostro. Guiados por fotografías aéreas con más de 30 años e imágenes de satélite actuales, los expertos descubren repentinamente una ruta de unos 10 metros de ancho. Tras una duna colosal, la vía centenaria se muestra intacta, delimitada por unos pequeños muros de piedra de apenas una decena de centímetros de altura.

A diferencia de la mayoría de los senderos de montaña, este no está empedrado; en el litoral, los incas se limitaban a aplanar el suelo arenoso. “Para identificar nuevos caminos, estudiamos la cartografía de los siglos XIX y XX, así como las obras de época. Tal es el caso de la Ordenanza de Tambos, que nos ha permitido descubrir esta nueva ruta costera.

En este documento de 1543, Cristóbal Vaca de Castro, gobernador de Perú, exigía a los hacendados el buen mantenimiento de los caminos y albergues de época imperial”, explica el arqueólogo limeño Alfredo Bar. “En este texto, el español informa de la presencia de tambos [albergues] en los valles de Huarmey, Casma y Nepeña.

Tres emplazamientos que siguen una proyección de sur a norte y que nos hacen suponer la existencia de un camino que los conecta”, añade, al tiempo que extrae un pequeño GPS plateado de su chaleco polvoriento para registrar la localización precisa de la vía.

Fuente: El País, España

Fonte: http://www.aimdigital.com.ar/2015/06/29/renace-el-camino-del-inca/ (01/07/2015)

sábado, 4 de julho de 2015

Lambayeque: Universidad de Harvard analizarán ADN de Sacerdotisa de Chornancap

Foto: TUMBA. Fue sepultada con enseres, comida, entre otros. (Andina)

Especialistas de un laboratorio del Museo de Peabody analizarán restos óseos para saber si fue enterrada con sus familiares o con su servidumbre.

Especialistas de un laboratorio del Museo de Peabody de la Universidad de Harvard, en Estados Unidos, analizarán el ADN de los restos óseos de la Sacerdotisa de Chornancap, personaje de la élite de la civilización Lambayeque, para determinar su origen genético.

El estudio también busca establecer la relación de los acompañantes (hallados enterrados en el mismo contexto funerario) de la sacerdotisa, que gobernó hace 1,200 años en el norte del país. La prueba de bioarqueología permitirá clarificar si la importante jerarca fue enterrada con su servidumbre o con sus familiares directos.

Carlos Wester La Torre, director del Museo Arqueológico Nacional Brüning, manifestó que al menos diez muestras serán remitidas a EE.UU. para tener secuencias del ADN de la sacerdotisa, así como de los personajes que fueron enterrados con ella. “Lo que se busca es conocer si los ocho acompañantes que se descubrieron en su tumba son de la zona o de otra región”, sostuvo. Agregó que los resultados se conocerán en un año.

SABÍA QUE
La Torre indicó que paralelamente se hará un fechado de radiocarbono para conocer la fecha exacta del entierro.
En el Perú no existe un laboratorio para análisis físico-químicos de restos antiguos.

Fonte: http://peru21.pe/actualidad/lambayeque-universidad-harvard-analizaran-adn-sacerdotisa-chornancap-2222077 (01/07/2015)

Toniná, la estructura piramidal más grande del México antiguo

Foto: La construcción de las estructuras está muy bien planeada para hacer una especie de cosmódromo, un camino en el universo. ESPECIAL / turismochiapas.gob.mx

La zona arqueológica de Toniná es una de las más importantes del México antiguo hacia el año 800

OCOSINGO, CHIAPAS.- En medio de las montañas chiapanecas, se encuentra la zona arqueológica de Toniná, una de las capitales más importantes del México antiguo hacia el año 800, donde se encuentra la estructura piramidal más grande del país, con una altura de 75 metros.

El conjunto está hecho de una manera magistral, porque todo está planeado, en la construcción que abarca 16 hectáreas, destacó el director del Proyecto Arqueológico de Toniná del INAH, Juan Yadeun Angulo, en entrevista.

De las zonas arqueológicas abiertas al público, la estructura piramidal de Toniná es la más grande de México, con una fachada que abarca 320 metros, en la esquina del noreste tiene 62 metros de altura y por el frente alcanza una altura de 75 metros, precisó.

"Podemos afirmar la hipótesis que hemos sostenido desde hace 35 años cuando comenzaron los trabajos de investigación, es la estructura piramidal de mayores dimensiones" del país, refirió el especialista del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

Durante un recorrido por el majestuoso sitio arqueológico al supervisar los trabajos de limpieza, explicó que la construcción de las estructuras está muy bien planeada para hacer una especie de cosmódromo, un camino en el universo.

Todas las construcciones de la parte superior, sus últimas tres plataformas conforman el cosmos, agregó, acompañado de su asistente Mara Díaz.

Las más de 39 escaleras son las que conducen por ese cosmos, se puede circular por los 13 templos en diversas direcciones, en diversas circulaciones, se pude repetir el movimiento del Sol durante el año y el de Venus en el cielo, de acuerdo como se peregrine entre templo y templo, indicó.

La parte superior representa el verano, la parte de abajo y al sur al invierno, son los dos extremos con los cuales el Sol se orienta perfectamente con los templos, mostrando ese movimiento rítmico que se produce cada 260 días, resaltó Yadeun Angulo.

Todo el movimiento del cielo está representado, es una reproducción del espacio y el tiempo, de la interpretación que tenían los mayas del universo.

Al caminar por esta estructura se van repitiendo los tiempos, como las direcciones del cielo, en ese movimiento armónico que los mayas pensaban, se repetían todas las cosas de la vida y de la muerte.

Al comenzar la temporada número 35 en exploración consecutiva, "sostenemos la hipótesis mayor de demostrar que la estructura urbana es compleja, de grandes dimensiones y la más alta abierta al público en el país", puntualizó.

Lo complejo, dijo, es que en las siete plataformas están distribuidos tres palacios, tres plazas, 13 templos, 40 altares, más de 50 escaleras, y que se trata de un sitio arquitectónico que en apariencia no se ve, pero que tiene una retícula muy precisa.

A su vez, mencionó que en Toniná hubo muchos gobernantes, el más afamado es el que se llamó K´inich Chaahk B'aaknal, que tomó el poder en el año 687.

El investigador indicó que 20 años después, ese señor había transformado por completo todo el escenario de la zona del río Usumacinta y se había apoderado de más de 20 capitales.

En el Juego de Pelota de Toniná hay una magnífica representación de como un día en el año 699, nueve señores de nueve ejércitos de Palenque que perdieron la batalla, fueron amarrados y arrodillados en la inauguración de la cancha.

Durante sus 20 años de gobierno, K´inich Chaahk B'aaknal transformó Toniná, todos los templos tuvieron alguna modificación, alguna reparación; incluso se hicieron nuevos templos, muchos dedicados a esa guerra contra los ejércitos de Palenque por el control del Usumacinta.

El último gobernante de que no se tiene dato preciso sobre el nombre está vestido como Chichen Itzá, como guerrero Tolteca, ese es del último que se tiene evidencia, es un gobernante muy importante, señaló.

En el sitio, otro gobernante tiene una escultura maravillosa, muy importante en otro gran momento alrededor del año 500, a quien se conoce como Tzots Choj, porque es cuando Teotihuacán se desintegra, se diluye el poder central y se dispersa en infinidad de reinos, uno de ellos es Toniná.

VIDEO:
https://youtu.be/lKuNaO3708g

El investigador del INAH, con 35 años de trabajo en Toniná, detalló que se trata de una escultura maravillosa de un señor que tiene todo el cielo en el pelo, las representaciones de todo el universo en la cabeza.

Yadeun Angulo narró que el último descubrimiento y el más importante, en septiembre de 2014, que incluso no se había dado a conocer, debido a que está en proceso de conservación, es la representación del año 509 d.c., en que un señor de Toniná aparece ataviado como granadero.

Con rodilleras y una protección en las piernas, con un casco muy grande de lana y un escudo gigante que va de la boca a la rodilla.

El hallazgo tiene características teotihuacanas, pues el hombre trae en la mano una lanzadera, está golpeando a otro que mató al tiempo que lo capturó, a quien le mete la varilla por la axila y le entra hasta el corazón, explicó.

El experto originario de Puebla recordó que los mayas utilizaban en sus guerras una lanza, fue hasta el 500 y antes, desde el 300, que los teotihuacanos invadían estos terrenos.

Las lanzaderas eran como las ametralladoras en aquel tiempo, una lanza es mortal, se trata de una representación muy interesante la que se ha encontrado, externó.

Yadeun Angulo expuso que el hombre encontrado recientemente está acompañado de un disco muy extraño, porque está escrito al revés, hay que leerlo con el espejo, es una escultura muy grande, pues tendrá más de 80 inscripciones, que ha costado mucho trabajo descifrar.

Estableció que es de la misma fecha, 505 después de Cristo, justo cuando Teotihuacán se está desintegrando, cuando el poder central del México antiguo llegó a su máxima concentración y de ahí comenzó una dispersión enorme.

Las piezas aparecieron fracturadas, una está en varias partes, la estamos restaurando y la daremos a conocer en breve, mencionó.

Los hallazgos son protegidos, se encuentran en el sistema de inventarios del INAH, que los exhibe en sus museos en el país, puntualizó.

Ahora hay piezas del museo de Toniná por todo el mundo, prestadas, el museo está lleno con piezas que dan cuenta del trabajo realizado, anotó.

La zona arqueológica se encuentra en medio de las montañas, rodeada de llanuras, de arroyos y ríos, que conforma una riqueza natural gigantesca.

A Toniná, una de las capitales más importantes del México antiguo hacia el año 800, se puede llegar tomando una carretera estatal pavimentada saliendo de la cabecera municipal de Ocosingo, Chiapas.

La zona arqueológica está a 151 kilómetros al este de la capital chiapaneca, Tuxtla Gutiérrez, a dos horas 30 minutos.

Desde 1980 en que se iniciaron los trabajos de investigación se abrió al público, hay días en que llegan mil o más o menos visitantes, pero hay ocasiones en que no va nadie.

Está trabajado un 25 por ciento del sitio y recientemente el INAH ha comprado ocho hectáreas donde existen monumentos que deberán de ser investigados, finalizó el experto Yadeun Angulo.

Fonte: http://www.informador.com.mx/cultura/2015/600513/6/tonina-la-estructura-piramidal-mas-grande-del-mexico-antiguo.htm (28/06/2015)

Arqueólogos descubren tumbas funerarias de hace 3800 años en Perú


Por Sin Embargo

Lima.- Catorce tumbas funerarias preincas fueron halladas en la noroccidental región peruana de Lambayeque, informaron este sábado los arqueólogos Walter Alva y Edgar Bracamonte.

Los descubrimientos, que son el fruto de cuatro semanas de labor, corresponderían a las culturas Lambayeque, Mochica y Chimú, que florecieron entre los años 2800 antes de nuestra era y 1000 de esta era.

Alva, director del Museo del Señor de Sipán, precisó que por primera vez se ha documentado la producción de metales, como cobre, al desenterrar dos talleres donde se fundían metal y se ejecutaban trabajos de orfebrería.

En el sitio, denominado Complejo Arqueológico El Triunfo, en el distrito lambayecano de Pomalca, se han encontrado ornamentos (colgantes) de oro, en el esqueleto de un varón, y de plata, en el cadáver de una mujer, ocho vasijas y fragmentos cerámicos.

Para los arqueólogos lo hallado es de suma importancia porque abre puertas al pasado para continuar rastreando y encontrar los orígenes de la cultura mochica, pues los vestigios dan luz de ocupaciones de culturas formativas, con influencia de las culturas Chavín y Cupisnique, entre otros.

Bracamonte anotó que las excavaciones continuarán dos semanas más, y que se espera conseguir financiamiento para continuar con las labores arqueológicas; además, de haber coordinado con la policía y la población de Pomalca para evitar el saqueo “huaqueo (saqueo)” por parte de los delincuentes.

amg

Fonte: http://www.zocalo.com.mx/seccion/articulo/arqueologos-descubren-tumbas-funerarias-de-hace-3800-anos-en-peru-143546297 (27/06/2015)

TITICACA - Em Busca dos Antigos Mistérios Pré-Colombianos

Amigos,

Algumas imagens pertencentes à expedição que gerou o livro "TITICACA - Em Busca dos Antigos Mistérios Pré-Colombianos". Como sabem, a obra foi recentemente publicada pela AMAZON em formato digital (EBook) para Kindle!

AMAZON:
http://www.amazon.com.br/Titicaca-busca-antigos-mist%C3%A9rios-pr%C3%A9-colombianos-ebook/dp/B00UEV1XCO/ref=sr_1_1?s=digital-text&ie=UTF8&qid=1428098612&sr=1-1&keywords=Titicaca#40961479395627975

Ilha do Sol: Passei dias incríveis neste que é um dos pontos sagrados do Titicaca. Nesta ilha, num passado distante, ocorriam peregrinações e rituais aos deuses locais. Em uma das fotos, podemos ver Heriberto Ticona - diretor do museu arqueológico da Ilha do Sol - junto a alguns objetos lançados nas águas do Titicaca como oferenda.