sábado, 30 de março de 2013

Caral: el pasado construye el futuro

Es reconocida como una de las ocho ciudades antiguas más importantes del mundo por su desarrollo tecnológico y urbanístico.

Los principales templos de la zona arqueológica de Caral iluminados durante la noche (Foto: Iñigo Maneiro)

IÑIGO MANEIRO

La tristeza ante la falta de criterio para la planificación urbana de nuestras autoridades es un tema recurrente cuando uno viaja por el Perú. Al desorden en el crecimiento de las ciudades se une la pérdida del patrimonio histórico, el mal manejo de la basura y la contaminación. Uno se pregunta si tiene que ver con la falta de cultura, de amor propio a los recursos y la belleza de nuestro país o de no pensar en las generaciones que nos siguen.

Quizá a esas autoridades les hace falta mirar las grandes obras que hicieron los antiguos habitantes. Un ejemplo de ello es la ciudadela de Caral que, con una antigüedad de unos cinco mil años, es muestra de la cultura que dio origen a la civilización andina. Este sitio arqueológico, reconocido como Patrimonio Cultural de la Humanidad por la Unesco, está formado por pirámides, plazas, depósitos y habitaciones construidas en piedra y tierra levantadas en una extensión de 70 hectáreas.

SÍMBOLO PARA EL MUNDO
Caral acaba de recibir dos reconocimientos que nos deberían hacer pensar en la responsabilidad que tenemos hoy con nuestro país. “Tourism Review”, el importante portal de noticias para el sector turismo a nivel mundial, acaba de designar a Caral como
una de las ocho ciudades antiguas del mundo más importantes. En este ránking, Caral acompaña a Chan Chan y Machu Picchu, además de Pompeya en Italia, Taxila en Pakistán, Tikal en Guatemala, Great Zimbabue en Zimbabue y Skara Brae, el asentamiento neolítico en el Reino Unido.

A su vez, la Asociación Latinoamericana de Sociología ha reconocido a Caral como el ‘Símbolo de integración de las naciones latinoamericanas’. Destacando dos cosas: la importancia que tuvo como uno de los orígenes de la humanidad, y resaltando la espectacularidad y belleza de su gran planificación urbana, que incluye la complejidad de sus construcciones antisísmicas que superan la tecnología actual y su desarrollo agrícola. En concreto: el trabajo con algodón de colores a través de la manipulación genética.

En este contexto, la zona arqueológica de Caral ha realizado la muestra Los Valores Culturales y Sociales de la Civilización Caral: Símbolo de Identidad e Integración Nacional’. En ella se exhiben los resultados de las investigaciones realizadas en los últimos 18 años, como el quipu de más de 4.500 años, esculturas, trabajos en barro no cocido, instrumentos musicales e incluso, la reproducción de melodías obtenidas con ellos.

Caral nos ofrece la oportunidad de viajar por ese norte chico generoso en gastronomía, naturaleza y una riqueza cultural que nos permite repensar la manera de gestionar nuestros pueblos y ciudades.

Nenhum comentário:

Postar um comentário