sábado, 30 de março de 2013

San Agustín, el retorno de los ídolos en la posmodernidad

“Desencantamiento del mundo, desmagización del mundo, y eso es bajo la odiosa razón evidentemente”, afirmó Michel Maffesoli a su paso por Neiva.

Michel Maffesoli recorrió el parque junto a Fabián Sanabria, director del Icanh.
Carlos Andrés Pérez T.
Editor Cultura, Neiva.

Durante dos días los huilenses tuvieron la oportunidad de compartir con uno de los sociólogos más influyentes de la actualidad en el mundo, el francés Michel Maffesoli.

Aunque es la cuarta oportunidad que visita Colombia, fue la primera vez que recorrió nuestro Departamento, y en especial, el parque arqueológico de San Agustín, en el sur del Huila. “Lo encuentro espléndido”, dijo, refiriéndose a este atractivo turístico de nacionales y extranjeros.

Durante todo el recorrido fue guiado por el Director del Instituto Colombiano de Antropología e Historia, Fabián Sanabria, quien lo condujo por toda la estatuaria del parque, que es año celebra una centuria de su descubrimiento científico.

Michel Maffesoli, ofreció dos conferencias. Una en el auditorio Olga Tony Vidales de la Universidad Surcolombiana de Neiva, y otra en el Hotel Yuma de San Agustín, donde se refirió a ‘El retorno de los ídolos’.

El autor, considerado el fundador de la llamada ‘sociología de lo cotidiano’ y ganador del premio de ensayo André Gautier por su obra En el crisol de las apariencias, tuvo un breve diálogo con DIARIO DEL HUILA antes de partir nuevamente para Bogotá, donde ofreció otra conferencia en la universidad Jorge Tadeo Lozano.

¿Qué le intrigó de la cultura Agustiniana?

Michel Maffesoli: No me intriga, lo encuentro espléndido. Estamos redescubriendo las raíces en todos los campos y en todos los países. Dentro de lo que se puede ver en el parque arqueológico de San Agustín, es justamente esas raíces profundas que justamente muestran esa fundación: el mito fundacional de la sociedad colombiana.

Es muy importante que este patrimonio se le haya puesto un valor, pero en el sentido simple del término: de la fundación. Lo que hace que una casa pueda existir, es si tiene buenas bases, esa es la cultura agustiniana.

¿La cosmovisión de la cultura agustiniana de qué manera le aporta a otras culturas del mundo?

Michel Maffesoli: Yo no soy el competente para decir en qué sentido se diferencia de otras. Lo que le puedo decir es que es sintomático, lo que me parece es que es una marca de la posmodernidad, es decir, esa concepción plural del cosmos no solamente del bien o del mal, sino un va y viene de los dos.

En segundo lugar, lo que se puede imaginar a partir de esas esculturas, es algo que está enraizado en la vida cotidiana y esa es la verdadera cultura para ellos. Desde este punto de vista veo este parque como otros parques arqueológicos como Isnos, Tierradentro, Ciudad Perdida, que para mí es un índice de ese cambio de fondo que se está operando en toda nuestra sociedad.

¿Cómo recuperar los ídolos desplazados por la razón?

Michel Maffesoli: Es verdad que lo que ha sido el gran racionalismo moderno, evacuó todas las imágenes, íconos, ídolos etc, en todo el mundo. Esa es la gran idea del sociólogo Max Weber: desencantamiento del mundo, desmagización del mundo, y eso es bajo la odiosa razón evidentemente.

Se puede decir que de hecho, ese gran racionalismo es dominante en lo que se puede llamar la sociedad oficial, lo que Auguste Comte llamaba ‘El país real’, es decir, el de nuestras instituciones políticas, sociales, económicas. Lo que me parece importante actualmente es que de una manera emergente en la sociedad oficiosa, lo que Comte llamaba ‘País Real’, hay ese retorno de los ídolos.

Lo vivido, más que lo pensado, y ahí se tienen una cantidad de ejemplos en todos los países del mundo, en el fondo hay un retorno de esas formas no racionales. Los ídolos son sus manifestaciones, es ahí cuando una escultura de San Agustín puede ayudarnos a comprender, es una de esas manifestaciones de ese retorno de los ídolos en la posmodernidad.

San Agustín, de pagano a Santo

Fabián Sanabria, Director del Instituto Colombiano de Antropología e Historia, Icanh, se refirió a la temática tratada en San Agustín, donde hubo una nutrida participación:

“Básicamente, lo que tuvimos fue un conversatorio llamado ‘El retorno de los ídolos’, en donde mostramos cómo la tradición moderna -que le confiere todo a la razón-, todo lo reduce a la unidad, negando la diversidad. Esa reducción a la unidad tiene sus raíces en la tradición judeocristiana que es del monoteísmo.

“El monoteísmo lo que hizo fue evacuar los dioses, los ídolos, romper los íconos, y obviamente, durante dos mil años, eso es lo que se ha hecho. Paradójicamente, se podría decir que San Agustín fue fundador de la modernidad, él quiso que se rompieran los ídolos, que se rompieran lo íconos. No hay nada peor que un convertido, que antes fue pagano y reniega del paganismo, como lo fue San Agustín. Antes de ser Obispo de Nipona fue un pagano, un mujeriego. Es alguien muy sensual que vive todas las experiencias carnales del mundo y cuando se convierte, pues rechaza eso, entonces se vuelve el adalid del monoteísmo. Él es una referencia muy importante para pensar la modernidad.

“Evidentemente, el mundo remplazó a Dios por la odiosa razón, es la razón la que va a gobernar el mundo y se van a evacuar los sueños, lo onírico, las emociones, los sentimientos, las pasiones, todo eso se va a dejar de lado. Lo que Michele Maffesoli va a tratar de retomar en sus investigaciones, es que justamente hoy hay un retorno de eso, de los sueños y de las pasiones, de los ídolos y de los íconos, del paganismo, de la tierra…”

Nenhum comentário:

Postar um comentário