segunda-feira, 3 de junho de 2013

Una tumba de sacerdotisa podría modificar la historia de cultura prehispánica de Perú

La tumba se encontró en el complejo arqueológico del Sol y la Luna, medio de la civilización Moche, unos 700 km al norte de Lima.
                                         Tumba de sacerdotisa. Foto: Pysnnoticias

PERÚ.- El hallazgo en el norte de Perú de la tumba de una sacerdotisaprecolombina de la cultura Moche, que se desarrolló entre el 200 y 700 d.C., podría modificar la historia de la cultura prehispánica de Perú, informaron los investigadores. 
 
“El hallazgo de la sacerdotisa de la cultura Moche, en La Libertad (norte), ha sitio en alerta a los arqueólogos ante la eventualidad de estar ante el instante histórico de un punto de quiebre en que esta civilización deja de ser autocrática para dar paso a un segundo y último espacio más abierto, recibiendo influencias externas”, contó el investigador Santiago Uceda. 

La tumba se encontró en el complejo arqueológico del Sol y la Luna, medio de la civilización Moche, unos 700 km al norte de Lima. 

De acuerdo a lo que sostiene Uceda, la sacerdotisa (que podría haber vivido hacia el final de los años 700 d.C.), está sentada sin cabeza y en su ajuar funerario se hallaron ocho objetos de cerámica, tres de estos platos con estilos de ofidios y figuras ajedrezadas todos motivos de la cultura Cajamarca (noreste). 

Uceda, agregó: “Los ceramistas Moche eran aceptados los inigualables del antiguo Perú, lo que nos dice que nos hallamos ante un gran hallazgo. Es la única vez que se devela evidencia de otras culturas en un entierro Moche”. 

A su vez, habló, tras subrayar que al mismo tiempo desenterraron textiles de algodón y lana de alpaca. Hasta este hallazgo, los arqueólogos confiaban que la sociedad mochica fue autárquica, enormemente cerrada y que ninguna vez se abrió al resto de las culturas y civilizaciones de los Andes ciudadanos del Perú, añadió. 

Cabe destacar que la cultura Moche, llamada así mismo Mochica, se desarrolló en la región de La Libertad y se extendió hacia el norte a las regiones Lambayeque y Piura. 

“En ese sitio así mismo se han hallado cinco tumbas más que sin embargo no han sido abiertas, se trabaja con demasiado cuidado, aunque de hallarse recientes evidencias, se aseguraría la teoría del quiebre de los dos espacios mochicas”, dijo Uceda. 

Además, aseguraría que la huaca del Sol pasó de ser una residencia de sacerdotisas y personajes de élite a transformarse en un palacio, el inicialmente en su género en la costa norte de Perú, y que la élite religiosa fue perdiendo progresivamente su poder hasta su decadencia. Entre el 2010 y el 2013 en los santuarios del Sol y la Luna se han hallado 300 tumbas, de las cuales 125 han sido investigadas y anotadas. (Especial El Intransigente
)



Nenhum comentário:

Postar um comentário