domingo, 29 de setembro de 2013

Arqueólogos hallan complejo salino maya en norte de Guatemala

Texto: Editor DJ el Vie

Arqueólogos estadounidenses y guatemaltecos descubrieron un centro de producción de sal a escala industrial en una ciudad maya que data de 800 años antes de Cristo, ubicada en una zona selvática en el norte de Guatemala, informó el viernes uno de los expertos.


 El hallazgo fue hecho en el sitio arqueológico Salinas de los Nueve Cerros, en el departamento de Alta Verapaz, unos 230 km al norte de la capital y cerca de la frontera con México, dijo en rueda de prensa el arqueólogo estadounidense Brent Woodfill.

La investigación, iniciada en 2009, está a cargo de un grupo de 20 arqueólogos de la Universidad de Luisiana en Lafayette (Luisiana, sureste de Estados Unidos) y de la Universidad de San Carlos de Guatemala.

Woodfill precisó que el centro industrial se hallaba en un valle de 35 km2 bañado por las aguas del río Chixoy.

"Los mayas de esa época tuvieron la capacidad de producir hasta 24.000 toneladas de sal al año, hirviendo agua de un río salado que fluye desde un domo de sal que se encuentra en el centro del sitio", detalló.

Según las investigaciones, esa sal era transportada hacia las ciudades de tierras bajas del occidente en los departamentos guatemaltecos de Petén y Alta Verapaz, así como a lo que hoy es el sureño estado mexicano de Chiapas, a través de los ríos Chixoy y Usumacinta.

"Salinas de los Nueve Cerros fue una de las ciudades más antiguas del mundo maya, con evidencia de asentamiento basado en la producción de sal desde el preclásico medio temprano (1000-800 a.C.)", afirmó Woodfill.

No obstante, fue durante el clásico tardío (600-900 d.C.) que se expandió hasta cubrir aproximadamente 35 km2, con una economía que se basó no solamente en la sal sino también en la agricultura y la exportación de otros bienes como navajas de obsidiana.

Woodfill indicó que la ciudad sobrevivió hasta alrededor del 1200 d.C., aunque después del colapso de la cultura maya siguió siendo un recurso importante para varios grupos indígenas, hasta que los españoles conquistaron la región y se apoderaron de la fuente de sal a finales del siglo XVII.

El equipo de expertos inició hace cuatro años los estudios sobre este asentamiento maya en aspectos como arqueología, geología, historia y medio ambiente, con el fin de avanzar en el conocimiento científico de los mayas antiguos, puntualizó.

El experto cree posible que debajo de montículos de tierra haya edificios enterrados, pero este proceso de exploración no se ha iniciado.
AFP


Nenhum comentário:

Postar um comentário