quinta-feira, 20 de janeiro de 2011

Hallan canales antiguos en hospital Víctor Raúl

Por. Carlos Flores Balarezo
carlosflores@laindustria.com

Nadie se lo esperaba. Los trabajos de construcción del nuevo Hospital Víctor Raúl Haya de la Torre, cuya área es de 33 mil 649 metros cuadrados en Wichanzao, quedaron paralizados en un 60 por ciento debido al repentino hallazgo de dos canales de regadío pertenecientes, aparentemente, al periodo tardío de las culturas Chimú, mochica, época inca o colonial.

Así lo informó ayer el gerente de la Red Asistencial de Essalud, Milton Ramírez Herrera, quien sostuvo que la presencia de los citados restos arqueológicos impide el avance normal en la ejecución de obras. “Estos canales están ubicados a un costado del frontis izquierdo, dentro de los límites del terreno. Sin embargo, tenemos un buen número de obreros laborando en un 40% del predio total, pues el 60 por ciento restante está intocable”, aseguró en breve diálogo con periodistas de La Industria.

En vista de ello, reporteros de este diario buscaron la versión del titular de la Dirección Regional de Cultura (DRC), Enrique Sánchez Maura, quien por encontrarse en Lima derivó la inquietud, vía telefónica, al jefe de Monumentos Arqueológicos de dicha institución, Juan Vilela Puelles. Éste confirmó la información revelada por el gerente de Essalud y explicó detalles sobre los conductos encontrados.

“Se trata de dos canales apostados hacia un costado del terreno. Mientras uno posee cierta aproximación aparente al periodo tardío, es decir, finales del reino Chimú, posterior a la cultura Inca o época colonial; el otro podría ser de la etapa mochica, de mil 500 años de antigüedad”, manifestó añadiendo que el descubrimiento se realizó a raíz del registro de remoción de tierra efectuado en cumplimiento del plan de monitoreo de la Certificación de Inexistencia de Restos Arqueológicos (Cira).

Asimismo, Vilela Puelles dijo que será la Comisión Nacional de Arqueología del Ministerio de Cultura la que en los próximos meses determine si la edificación continúe sacrificando los hallazgos u ordene la ejecución de anastilosis (procedimiento de reconstrucción de un monumento en ruinas gracias al estudio metódico del ajuste de los diferentes elementos que componen su arquitectura), es decir, promueva el enrejado o puesta en valor de cierto tramo de las canaletas.

Cabe precisar que las obras están a cargo del Consorcio Hospitalario Trujillo, ‘Icsa–Jacsa–Eivisac’, la cual tendrá un plazo de 19 meses para ejecutarlas. En tal sentido, añadió que el moderno nosocomio será implementado con 34 consultorios físicos y 78 funcionales, 290 camas para hospitalización, centro de Hemodiálisis, centro quirúrgico con cuatro salas de operaciones y centro obstétrico con dos salas de partos.

Fonte: http://www.laindustria.pe/index.php?option=com_content&task=view&id=24380&Itemid=18 (13/01/2011)

Nenhum comentário:

Postar um comentário