sábado, 30 de abril de 2016

Unos trucos de magia de hace 3.000 años podrían ser el origen de las sociedades autoritarias

Foto: Sitio arqueológico de Chavín de Huántar, en Perú. Imagen: José Luis Cruzado Coronel / Stanford

Por: Matías S. Zavia

Cinco mil años atrás, nadie llegaba a una comunidad y decía “llévame hasta tu líder”. En ningún lugar del mundo se vivía bajo una autoridad concertada. ¿Dónde surgió la autoridad? Este antropólogo de Stanford podría haber encontrado la respuesta en unas ruinas antiguas de los Andes peruanos.

El monumento arqueológico de Chavín de Huántar, centro administrativo y religioso de la cultura chavín, parece ofrecer algunas pistas interesantes sobre el origen del autoritarismo en la civilización humana. Eso es lo que cree John Rick, un profesor de antropología de la Universidad Stanford que se dedica a analizar las pruebas recogidas en los más de veinte años de trabajo de campo sobre el lugar de las ruinas, a 400 kilómetros al norte de la capital de Perú.

La cultura chavín se estableció cerca del año 900 a. C. y se desarrolló durante más de siete siglos. Los habitantes de Chavín de Huántar fueron unos pocos sacerdotes junto con sus auxiliares de servicio, además de los peregrinos que llegaban al lugar con ofrendas para los “oráculos” y permanecían allí largos periodos. El sacerdocio estaba a cargo del templo, que era su centro de trabajo. Gozaban de la condición de oráculos porque se dedicaban a la producción de los calendarios y ofrecían un servicio de predicción de los ciclos climáticos.

Durante toda su existencia, los sacerdotes de Chavín se dedicaron a engañar a los visitantes sobre sus poderes sobrenaturales con un espectáculo de rutinas que incluía la manipulación de la luz, del agua y del sonido. Para ello trabajaron deliberadamente la arquitectura del templo: construyeron espacios subterráneos y canales de agua. Se estima que hay 2 kilómetros de laberintos subterráneos y galerías en los templos de Chavín de Huántar que fueron diseñados para confinar y manipular a los que se adentraban en ellos.

Los sacerdotes usaban un sofisticado sistema hidráulico para convencer a los visitantes de que podían elevar el agua y se aprovechaban de los efectos de las drogas alucinógenas para aumentar su demostración de autoridad. Hay ilustraciones grabadas en las ruinas de las plantas psicoactivas que administraban a los peregrinos y de los efectos que éstas producían en los seres humanos. “Me quedé fascinado con esta idea de manipulación sobre las personas que pasaban por sus rituales”, explica John Rick.

Los líderes religiosos practicaban estos engaños para demostrar que estaban cerca de un poder mayor y así aumentar su nivel de autoridad. Pero Rick cree que la historia no acaba ahí. Las personas que peregrinaban a los templos de Chavín no eran andinos de a pie sino líderes de las partes más remotas de los Andes centrales, gente de la élite. Al regresar del lugar de culto, estas personan divulgaban el mensaje de autoridad en su pueblo, elevaban su propio estatus y acababan creando una jerarquía.

En su libro Innovation, Religion and the Development of the Andean Formative Period, John Rick explora el papel de la religión en la creación de las sociedades jerárquicas que dan forma al Nuevo Mundo y en concreto el caso de los Andes. Sitios como Chavín de Huántar dieron lugar a organizaciones más complejas, fuertemente autoritarias, impulsadas por las comunicaciones y, muchas veces, lideradas por el carisma de los de arriba.

Fonte: http://es.gizmodo.com/un-nuevo-hallazgo-sugiere-que-el-primer-regimen-autorit-1773425566 (27/04/2016)

Nenhum comentário:

Postar um comentário