domingo, 24 de novembro de 2013

¿Tiene dueño Machu Picchu?

Por: Elespectador.com

Un periodista y un historiador unen su talento investigativo para revelar los secretos que guarda una de las maravillas del mundo, más allá de su esencia turística y cosmovisión prehispánica.

Sergio Vilela (foto), periodista, y el historiador José Carlos de la Puente son los autores de ‘El último secreto de Machu Picchu’, editado por Random House Mondadori. / Óscar Pérez - El Espectador

De Machu Picchu se dice que es una ciudad sagrada, perdida, un tesoro. ¿Cómo la define?
Machu Picchu es lo que los arqueólogos llaman una “propiedad real”, es decir, un complejo arquitectónico construido en los alrededores del Cuzco para el uso y sustento de la familia real inca. Los constructores eligieron ese punto específico porque el paisaje circundante, incluso las dos montañas entre las que descansa, se consideraban sagradas. La ciudadela nunca estuvo perdida; sólo ignorada bajo cinco siglos de maleza.

¿Queda algo de su valor místico y sagrado o se ha desdibujado su esencia en medio de las peleas jurídicas y el consumo turístico?
Quienes visitan Machu Picchu son libres de vivir esa experiencia como mejor les parezca. El sitio significa cosas distintas para distintas personas y no hay por qué imponerle un solo valor. Lo que Machu Picchu siempre transmitirá es la intención inicial de sus constructores: despertar asombro y rendir homenaje a un paisaje que, sagrado o no, sigue siendo tan hermoso como cuando ellos lo escogieron.

¿Qué pasaría en caso de que a la ciudadela, efectivamente, sí se le compruebe un dueño legítimo?
Las familias que reclaman una compensación del Estado peruano no sostienen que son dueños de la ciudadela, pues los monumentos prehispánicos son propiedad irrenunciable e inalienable de la nación peruana. Lo que reclaman es ser los herederos legítimos de quienes alguna vez fueron (o siguen siendo, según el punto de vista) de los terrenos sobre los que se erigió Machu Picchu y de los que la circundan.

¿Tiene alguien la facultad de reclamar ese territorio como suyo?
No nos toca a los autores decidir sino a los tribunales. Lo que nosotros asumimos como nuestra tarea fue presentar los argumentos de las distintas partes y ubicarlos en el contexto más amplio de lo que Machu Picchu ha significado para la vida de los involucrados, así como lo que significa hoy para el Perú y el mundo.

¿El gobierno de Perú qué cartas tiene en el asunto?
El Estado peruano es el demandado. Se encuentra en la difícil posición de ser juez y parte.

¿Quién o quiénes deberían apropiarse de la historia de Machu Picchu?
Nadie debería apropiarse de la historia. Precisamente el reto es escribir una historia que, aunque fiel a lo que realmente sucedió, deje espacio para una pluralidad de voces, de enfoques, de interpretaciones. Es lo que el libro trata de hacer: dar cabida a aquellas miradas y experiencias que no necesariamente han sido parte de la versión oficial (la cual es, al fin y al cabo, una versión entre otras).

¿La historia alrededor de Machu Picchu habla, en sí misma, de Perú o de cualquier país de América Latina?
De las dos cosas. Hay algo de latinoamericano en la forma como los peruanos miran atrás, hacia su pasado, aunque no siempre sean conscientes de ello. La historia de Machu Picchu es un ejemplo de cómo un continente entero se relaciona con su legado prehispánico. El libro invita a reflexionar sobre el peso que ese legado tiene hoy.

¿Qué fue lo más apasionante en el proceso de investigación?
Escribir un libro a cuatro manos y descubrir cuán lejos pueden llegar el periodismo y la historia. Salir de los libros y pasar al terreno. Preguntar. Repreguntar. Perseguir a los personajes del libro por Perú y fuera de él. Entender qué significa para ellos Machu Picchu.

Fonte: http://www.elespectador.com/entretenimiento/unchatcon/tiene-dueno-machu-picchu-articulo-457768 (11/11/2013)

Nenhum comentário:

Postar um comentário