segunda-feira, 14 de abril de 2014

¿Canibalismo? en Teotihuacán

Se encontró en dos de los entierros más prestigiados de la élite del centro del barrio, aseguró la investigadora Linda Rosa Manzanilla Naim

Redacción / El Sol de México

Ciudad de México.- El canibalismo estuvo presente en Teotihuacan, pues estudios practicados a restos humanos localizados en uno de sus barrios muestra varios niveles tróficos con nitrógeno muy negativo, "lo que nos hace suponer que comían carne humana de manera constante; son pocos, pero algunos sí lo hacían. Se encontró en dos de los entierros más prestigiados de la élite del centro del barrio", aseguró la investigadora Linda Rosa Manzanilla Naim.

La arqueóloga mexicana recientemente obtuvo el Premio "Alfonso Caso" a la mejor investigación arqueológica que otorga el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) por su trabajo "Estudios arqueométricos del centro de barrio de Teopancazco en Teotihuacán".

A lo largo de 18 años, la estudiosa se dedicó a diseccionar como era la vida en esa zona de la Ciudad de los Dioses y concluyó que es el mejor ejemplo de la multietnicidad que puede considerarse a la urbe como la Roma del Centro de México.

Con ayuda de investigadores de los institutos de Geofísica y Geología de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), realizó estudios isotópicos que determinaron de donde venía cada persona. "Teopancazco no ha sido muy estudiado; a finales del siglo XIX Leopoldo Batres realizó excavaciones, y hoy sabemos que en ese centro de barrio participaban personas de Puebla, Veracruz, Tlaxcala, Hidalgo, locales y probablemente gente de Guerrero".

Los análisis en los pórticos, patios y plazas del sitio también la llevaron a considerar que los barrios eran la parte más dinámica de la sociedad teotihuacana.

"Casi no estaban controlados los barrios por el Estado; traían mano de obra, movían sus caravanas por corredores a las regiones de donde transportaban materias primas y productos suntuarios, y donde seguramente hicieron alianzas".

La arqueóloga mencionó que todos estos resultados apoyan su teoría de que Teotihuacan fue la excepción en Mesoamérica. "Fue una urbe con una estructura corporativa, en la que posiblemente había cuatro cogobernantes y por lo menos uno debía venir de otro sitio, pues protegía los intereses de toda la gente que llegaba de fuera".

La ocupación del barrio de Teopancazco comenzó hacia el año 150 d.C. y duró hasta 600 d.C. Su riqueza la formó intercambiando mantas de algodón, moluscos marinos, pigmentos y cosméticos para las pinturas faciales.

"El centro de barrio tiene un fuerte vínculo con el estado de Veracruz, con la zona de Nautla; en Teopancazco contamos con la mayor variedad de peces hallados en Teotihuacan, además de cocodrilos, cangrejos y tortugas".

La experta refirió que encontraron agujas, alfileres, punzones de hueso y botones de concha que dan cuenta de que en ese barrio hacían los trajes para la élite que regía. "Probablemente las mantas sin armar las intercambiaban con las élites de otros barrios, pero los elementos marinos eran solamente para Teopancazco, como lo muestra el famoso mural del sitio".

Al abundar sobre el funcionamiento de los centros de barrio, la investigadora de la UNAM expresó que haciendo el símil con la actual Ciudad de México se podría decir que es como una especie de delegación, la cual tenía un componente ritual (la "iglesia"), uno administrativo (la "delegación"), otro militar (la policía del barrio), uno médico (la "clínica") y otro más artesanal especializado, en el que se trabajaba todo el tiempo.

Fonte: http://www.oem.com.mx/elsoldemexico/notas/n3351362.htm (08/04/2014)

Nenhum comentário:

Postar um comentário