domingo, 28 de setembro de 2014

Láser permite descubrir antiguas ciudades perdidas

Más y más arqueólogos, alrededor del mundo, están empezando a cambiar la clásica pala por tecnología más sofisticada, y los descubrimientos, hasta ahora, han sido increíbles. El LiDAR (light detection and ranging) se ha convertido en una herramienta única para espiar a través de la densa vegetación, y desde entonces ha venido revolucionando la investigación en los ambientes tropicales.

Nadie en el mundo guarda tan bien tantos secretos como la vegetación. Tras su frondoso follaje se ocultaron, por siglos, algunos de los sitios arqueológicos más famosos. Incluso hoy día, lugares centrales de diferentes tipos de investigaciones, como el Tikal de Guatemala o el Cobá de México, continúan ocultos en un 90%, cubiertos por una densa selva. Por eso, quién sabe que otros tesoros encontraremos en los años venideros? Bueno, gracias a los lasers, más temprano que tarde, se develarán los secretos.

Por ejemplo el LiDAR (light detection and ranging), que desde el aire y con una poderosa tecnología de mapeo concebida inicialmente en los ´60 para detectar submarinos, dispara pulsos láser sobre áreas de interés para así poder medir la distancia entre la tierra y el dispositivo. Algunos años después de su aparición, los investigadores se dieron cuenta de su potencial como herramienta para espiar a través de la densa vegetación.

Mientras que los lasers voladores pueden parecer costosos, considerando que son capaces de cubrir y mapear regiones extensísimas sin necesidad de tiempo ni un trabajo de campo intensivo, en realidad termina resultando una herramienta que provee datos invaluables a un costo adecuado.



Justamente el año pasado, un equipo de arqueólogos, liderado por investigadores de la Universidad de Sídney, anunciaron que habían utilizado el LiDAR para mapear 370 kilómetros cuadrados alrededor del complejo religioso más grande del mundo (Angkor Waten Camboya) en menos de dos semanas. Esto no solo permitió conocer nuevos datos acerca de la ciudad perdida de Angkor, sino que además revelo otra ciudad cercana aun más antigua, de la cual los arqueólogos tenían cierta sospecha de su existencia.

Esta ciudad perdida, llamada Mahendraparvata era la capital original del Imperio Khemer. El mapeo reveló cerca de 30 templos desconocidos, dejando al descubierto una extensa estructura urbana con canales, bulevares ceremoniales, y estanques y caminos hechos por el hombre. Algunos de estos templos estaban tan bien escondidos que el equipo cree que jamás en la historia fue saqueada.

LiDAR también fue usado en 2009 para ayudar a construir un mapa 3D de una antigua ciudad Maya en Belice llamada Caracol. En menos de una semana de trabajo, el equipo recolecto más información sobre esta metrópolis, blindada por gruesas capas de vegetación, que lo que habían conseguido colegas en 25 años tratando de atravesar la enredada selva.

Y los descubrimientos no podrían haber sido más maravillosos, ya que fueron encontradas una gran cantidad de terrazas para cultivar, caminos y estructuras completamente desconocidas.

Al parecer, estas nuevas e impresionantes tecnologías nos están llevando a una era dorada de la arqueología. Además, muchos de los descubrimientos de los últimos años, pusieron a prueba nuestras teorías sobre las sociedades antiguas. Ojala, que ahora que esta nueva tecnología es siendo usada cada vez más, los arqueólogos continúen con esta serie de descubrimientos, acercándonos, más de lo que hubiéramos imaginado, a estas civilizaciones milenarias.

Fonte: http://www.elciudadano.cl/2014/09/27/116405/laser-permite-descubrir-antiguas-ciudades-perdidas/ (27/09/2014)

Nenhum comentário:

Postar um comentário