sábado, 28 de fevereiro de 2015

El Templo Mayor de México esconde un acervo arqueológico que dará trabajo a generaciones

El Templo Mayor de México esconde un acervo arqueológico que dará trabajo a generaciones

EFE – México

Hace cien años México descubrió uno de sus principales vestigios arqueológicos, el Templo Mayor, de cuyas ruinas se han extraído antiguas piezas cuya investigación dará trabajo a varias generaciones venideras.

El Templo Mayor fue el principal centro ceremonial de los mexicas (aztecas) y fue utilizado durante la Conquista como cimiento para construir el actual Centro Histórico de la capital mexicana.

Los primeros vestigios se encontraron en mayo de 1914 y "marcaron el inicio de un nuevo periodo en la arqueología mexicana", explicó a Efe el director del Museo del Templo Mayor, Carlos Javier González.

El hecho de que el Templo Mayor haya sido descubierto durante la Revolución Mexicana "cambió el enfoque de la arqueología en muchos sentidos", principalmente por el valor que se le dio a la recuperación de las raíces culturales y la identidad, indicó.

En el lugar se han encontrado una gran cantidad de piezas arqueológicas con las que los investigadores "no dan abasto" en su trabajo.

"Es una cantidad de materiales enorme que literalmente darán trabajo de investigación para varias generaciones", afirmó González.

Uno de los principales hallazgos es el de la diosa Coyolxauhqui, en el corazón del Centro Histórico de la Ciudad de México, cuyo nombre en español significa "La que se ornamenta las mejillas con cascabeles".

A partir de este descubrimiento hace hoy 37 años "empezaron las grandes excavaciones", que permitieron "encontrar el contorno completo del Templo Mayor", añadió el especialista del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

Según la mitología azteca, Coyolxauhqui murió en un combate con su hermano Huizilopochtli, quien la decapitó. A esta deidad se le relaciona con la Luna y es una de las pocas esculturas mexicas que muestran la desnudez femenina.

La característica de la desnudez para esta mitología estaba relacionada con una de las últimas etapas de la derrota de los enemigos, en la que se les despojaba de sus vestimentas.

La monumental escultura de casi ocho toneladas de peso y color rosa es una de las figuras emblemáticas del museo.

El Templo Mayor estaba ubicado debajo de la actual Catedral Metropolitana de la Ciudad de México, una de las primeras iglesias que los españoles construyeron sobre los templos prehispánicos del país.

Este sitio prehispánico tuvo varias etapas de construcción y estaba constituido por una plaza con varios templos dedicados a distintas deidades y edificaciones.

"Uno de estos edificios era el Calmécac, la escuela en la cual se educaban los hijos de la clase noble, sobre todo para ser sacerdotes, para ejercer altos cargos militares, etcétera", contó el director.

Entre los hallazgos recientes más emblemáticos del Templo Mayor está Tlaltecuhtli, diosa de la tierra, descubierta en octubre del 2006.

"Es la escultura mexica mayor que se ha encontrado, es un gran relieve, una escultura muy importante, está exhibida en el museo desde el año 2010. Aquí se puede admirar con su policromía original, gracias al trabajo de restauración que se hizo en esta pieza", dijo González.

El Museo del Templo Mayor fue fundado el 12 de octubre de 1987, cuenta con ocho salas y tiene un promedio de 600.000 visitantes al año.

"Por fortuna son más mexicanos que extranjeros los que nos visitan. El Museo del Templo Mayor es un atractivo muy importante en el Centro Histórico", aseguró el experto.

Fonte: http://www.eldiario.es/cultura/Templo-Mayor-Mexico-arqueologico-generaciones_0_359064428.html (21/02/2015)

Nenhum comentário:

Postar um comentário