domingo, 1 de novembro de 2015

La mitad de Machu Picchu está oculta


Por Diario UNO

Asegura arqueólogo al mostrar las fotografías satelitales de la zona llenas de maleza en la exposición La Mirada de los Dioses.

Falta descubrir la otra mitad de Machu Picchu que actualmente se encuentra escondida por la cantidad de maleza que la cubre, aseguró el arqueólogo Dante Casaretto del Museo Nacional de Antropología, Arqueología e Historia del Perú, durante la inauguración de la exposición “La Mirada de los Dioses. Observación Espacial del Patrimonio Andino”.

“No solo eso en gran parte del territorio de Urubamba existen restos arqueológicos de gran importancia pero que no pueden salir a luz como la otra mitad de Machu Picchu porque el costo para su exhibición y puesta en valor es muy alto”, señaló, al mostrar en una de las fotografías de la exposición el lugar exacto donde se encuentra la otra mitad de esa maravilla del mundo, cubierta de espesa vegetación.

También manifestó que al costado de uno de los cerros ubicados tras Huayna Picchu, casi a un costado de Machu Picchu, en un lugar de acceso prohibido por las autoridades, se encuentra una gran cantera de donde los incas sacaban las piedras para construir la ciudadela.

MUESTRA NOTABLE
“La pude observar cuando fui Director de Patrimonio Nacional, muy pocos la conocen, ello arroja por los suelos los comentarios respecto a que trasladaban las piedras para la construcción de la ciudadela de lugares lejanos”, anotó.

El título de la exposición responde a la cantidad de fotografías de parte de nuestro patrimonio andino tomadas desde un satélite, casi desde el cielo y que, gracias a la colaboración de la Misión Internacional para Arqueo-geofísica Conservación del Patrimonio (Itaca) y un equipo del Consejo Nacional de Investigaciones de Italia, se exhiben al público en general.

La muestra cuenta además con el apoyo del Instituto de Cultura Italiano de Lima, el Ministerio de Cultura del Perú y el Museo Nacional de Arqueología, Antropología e Historia del Perú.

MÁS VISTAS
La serie de fotografías satelitales se concentraron mayormente en el centro ceremonial Cahuachi y los geoglifos ambos en Nasca así como el centro ceremonial Tiwanaku en Bolivia, los sitios arqueológicos de Arenal y Ventarrón en Lambayeque y el centro ceremonial Pachacámac en Lima que son estudiadas por Giuseppe Orefici, Ignacio y Walter Alva y Denise Pozzi Escot.

Según informó a este diario el ingeniero geofísico y arqueólogo Nicola Masini, uno de los curadores de la exposición, las culturas antiguas más importantes son las de Perú, Mexico, Italia, Turquía y Egipto.

Sobre las imágenes satelitales explicó que por ser de alta resolución permite, como se aprecia en la exposición, encontrar muros enterrados, tumbas, ofrendas ceremoniales y asentamientos enterrados. “Se puede captar lo que hay en el subsuelo hasta tres a cuatro metros de profundidad”.

Lamentablemente y como lo explicaron los especialistas, también se aprecia en las imágenes el deterioro y saqueo de importantes lugares arqueológicos como el ocurrido en Catalina Huanca de Ate por la actividad depredadora de una empresa minera.

VER EL PASADO
“Hasta el advenimiento de objetos voladores identificados como globos y aeroplanos y más tarde satélites, la observación remota de paisajes, valles y asentamientos humanos estaba reservada a los pájaros y deidades celestiales, ahora el advenimiento de tecnologías satelitales disponibles para uso civil nos permite ponerlo en práctica para observar y estudiar nuestro pasado”, dice uno de los escritos de la exposición.

Explican asimismo que los paisajes antiguos y sus construcciones se pueden apreciar desde alturas que van de diez metros a 650 kilómetros mediante plataformas en satélites, aviones y drones o bien a través de sensores o radiaciones electromagnéticas por medio de los cuales se observa mucho más que lo visto por el ojo humano.

Es decir y como lo manifiestan los especialistas, desde los satélites se puede observar la ubicación precisa de monumentos y cementerios y saber si fueron huaqueados o no, los lugares donde se encuentra agua como ríos, pozos, manantiales así como canales y acequias para transportar el líquido, mayormente para la actividad agrícola.

Igualmente la destrucción de los sitios arqueológicos por el huaqueo tradicional, o profesional y comercial, la agricultura moderna, la minería y la expansión urbana que invade tierras con restos arqueológicos amenazando nuestro patrimonio. Estos testimonios según los arqueólogos son importantes para el desarrollo de una estrategia institucional contra el saqueo.

“Las huacas, sitios arqueológicos y monumentos deben ser cuidados para generaciones futuras. ¿Queremos seguir disfrutando de ellos en 20 años? ¿Que nuestros hijos los disfruten en 50 años? Por supuesto. El patrimonio necesita ser cuidado con seriedad, muchos se han destruido en las últimas décadas y lo será en el futuro si no se toman precauciones. Esta tarea debe ser llevada con entusiasmo y en conjunto por el gobierno y la sociedad civil”, señala uno de los responsables de la exposición.

ADEMÁS
La observación desde el espacio o teledetección, antes utilizada con fines militares y de guerra, como explica Casaretto, es una tecnología que permite observar y registrar información de la superficie terrestre de manera remota, sin entrar en contacto con ella y que sirve a muchos fines pacíficos, como el conocimiento y la preservación del patrimonio cultural, como en este caso.

Denis Merino
Diario UNO

Fonte: http://diariouno.pe/2015/10/25/la-mitad-de-machu-picchu-esta-oculta/ (25/10/2015)

Nenhum comentário:

Postar um comentário