sábado, 29 de outubro de 2011

Chavín de Huántar, misteriosa y mística cultura preincaica

Por Alfredo Palacios Dongo

Recientes hallazgos en este complejo ceremonial nos muestran gran riqueza arquitectónica y desarrollo cultural del antiguo Perú; y queda mucho por descubrir
Chavín de Huántar es un monumento arqueológico que se desarrolló entre los años 1400 AC y 400 DC. Es una de las primeras culturas y de mayor desarrollo en el antiguo Perú, la más importante de la cultura Chavín, y considerada como la primera cultura que unificó los Andes peruanos durante el período histórico denominado “Horizonte Temprano”.

Fue construido a 3.185 metros sobre el nivel del mar (msnm), en el Callejón de Conchucos, a unos 110 kilómetros de la ciudad de Huaraz, en Áncash –a 460 kilómetros al noreste de Lima, capital del Perú–, en un estrecho valle en la confluencia de los ríos Mosna y Huacheqsa, y en su época, fue un centro ceremonial de peregrinación de los pobladores de la costa norte y los andes centrales.

Principales descubrimientos
El día 21 de octubre pasado fueron presentados por el equipo de arqueólogos peruanos y extranjeros encargados de la conservación e investigación de este complejo arqueológico, importantes descubrimientos realizados durante los trabajos de campo del “Proyecto de Conservación de Chavín de Huántar”.

Mostraron los últimos hallazgos de los años 2010 y 2011: el más moderno sistema de drenaje del mundo antiguo denominado canal de las “Rocas”; una fachada original del complejo, construcciones superpuestas, fragmentos de litoesculturas, ceramios, alimentación, utensilios, entre otros, así como la habilitación de su plaza circular.

Canal de las “Rocas”
El descubierto canal de las “Rocas” está conformado por una cadena de túneles construidos por debajo de la “galería del Lanzón”, donde se ubica el “Lanzón Monolítico”, una escultura de piedra de cuatro metros de altura que representa un ser antropomorfo con colmillos de felino y manos y pies con garras y cabellos convertidos en serpientes.

Este canal es un recolector de aguas que servía de drenaje, pasaba por los edificios principales del complejo a 7 metros de profundidad, con un ramal de 550 metros, y cuenta con un sistema hidráulico original de gran eficiencia, que distribuye el agua en todos los edificios y finalmente fluye al río Mosna.

Riqueza arquitectónica Chavín
La estructura, las terrazas, y la plaza de Chavín cubren un total de 40 mil metros cuadrados. Su arquitectura fue diseñada con grandes rellenos de piedra y tierra, con muros de mampostería –piedras desiguales ajustadas y unidas sin orden establecido–. Los muros presentaban oquedades en su parte superior para colocar grandes piedras a manera de vigas. Cuando la construcción estaba edificada, los enchapaban con piedras lisas o con una gruesa capa de enlucido; en los extremos utilizaban piedras labradas para el acabado.

El complejo estaba compuesto por varias estructuras de base rectangular en forma de “U” y encierran un atrio. Los templos tenían servicios anexos, plataformas, plazas y terrazas de diferente nivel. Los edificios contenían lápidas, dinteles, cornisas, obeliscos y esculturas de diferente tamaño.

El Castillo Chavín, templo de espacio ceremonial
El espacio ceremonial está formado por una serie de edificios de aspecto macizo y son considerados templos debido a la función religiosa que se les atribuye. Las construcciones arquitectónicas más importantes corresponden a dos pirámides construidas en distintas épocas con 500 años de diferencia, el Templo Viejo en el año 850 AC y el Templo Nuevo en el 350 AC.

El castillo servía como adoratorio de los dioses y dadas sus características con enormes tallados de rostros feroces, se considera que el recinto servía para atemorizar a la gente y como mecanismo para que la élite sacerdotal que lo administraba se perpetuara en el poder político.

Estas divinidades se expresan en su rica iconografía. Seres abstractos de felinos, serpientes y aves rapaces combinados con rasgos humanos caracterizan su cerámica, escultura y textiles. También las “cabezas calvas” de piedra que representan cabezas humanas con ojos desorbitados, figuras de serpientes y colmillos, servían de guardianes del templo ceremonial.

El templo se caracterizaba además por contar con una perpetua penumbra en su interior, interrumpida sin embargo por haces de luz que penetran por estratégicos ductos calculados con precisión matemática para iluminar puntos o cámaras completas de manera impresionante.

Asimismo, se pueden resaltar los avances de la cultura Chavín en cuanto a la acústica, ya que dentro del templo es posible escuchar a una persona situada a varios metros de distancia tan nítidamente como si estuviera al costado.

Galardones y mucho más por descubrir
El complejo arqueológico de Chavín de Huántar, es uno de los doce lugares del Perú declarados Patrimonio Cultural de la Humanidad por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO). El galardón fue recibido en el año 1985 por tratarse de la piedra angular de la civilización peruana.
En octubre de 2007 fue declarado Patrimonio Cultural de la Nación por su riqueza arquitectónica. Para el arqueólogo estadounidense John Rick, a cargo de la investigación y conservación de este complejo arquitectónico: “Chavín técnicamente es mucho más de los pensamos, por su manejo de agua, piedra y también de sus construcciones”.

Pero aún hay mucho por descubrir en este centro ceremonial. Según el arqueólogo peruano, Luis Lumbreras, director del Proyecto de Investigación y Conservación de Chavín de Huántar: “apenas un 20% del complejo arqueológico ha sido descubierto; hay un 80% que está detrás de los muros rellenos que todavía hay que excavar”.

Fonte: http://www.suite101.net/news/chavin-de-huantar-misteriosa-y-mistica-cultura-preincaica-a70803 (25/10/2011)

Nenhum comentário:

Postar um comentário