sábado, 27 de agosto de 2011

Chichén Itzá, magia que eclipsa la riqueza arqueológica de Yucatán


Hasta hace poco, la riqueza arqueológica mexicana era el complemento de paquetes turísticos que tenían como principal reclamo la playa. Sólo Chichén Itzá, por sus dimensiones, ha conseguido restar protagonismo a las escapadas de relax, tras ser declarado Patrimonio de la Humanidad y erigido con el título de una de las maravillas del mundo.

Texto y fotos: Dolores Vázquez Blanco


La subida a su edificio principal, la pirámide de Kukulcán, conocida como el Castillo, ya no es posible. Con el objetivo de preservarla, al igual que los otros monumentos, el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), la entidad que gestiona y conserva los yacimientos arqueológicos de México, la ha cerrado al público.

Pese a que le resta atractivo, unos tres millones de turistas al año llegan a este enclave de la península de Yucatán para ver lo que está considerado como un símbolo de los grandes conocimientos astronómicos de la cultura maya.

Las medidas de Kukulcán, tanto sus 365 escalones como sus 20 adornos, que conforman los días del mes maya, lo convierten en una representación del calendario de esta enigmática cultura.

Los equinoccios (21 de septiembre y 21 de marzo) son cita obligada en este enclave de 30 metros de altura, porque es entonces cuando se ve en movimiento la serpiente por los laterales de la pirámide, un espectáculo de luz y sombras que algunos expertos quieren interpretar como un homenaje a una deidad, que también aparece representada en dos grandes figuras en la base de una de las escalinatas.

Pero Chichén Itzá, que en los últimos años ha visto como su recinto se llenaba de decenas de vendedores ambulantes, tiene otros atractivos. Permite por ejemplo ver los vestigios del juego de pelota más grande de los que se han hallado en México, en el que los que turistas se divierten comprobando su buena acústica, y otras construcciones como el Caracol, un edificio dedicado a observatorio, que muestran la riqueza de una cultura sobre la que continúa reinando gran cantidad de mitología. Las excavaciones realizadas en la zona amplían y modifican las teorías de los expertos, que, por el momento, marcan en las guías un total de 18 parajes de paso obligado cuando se visita Chichén Itzá y que van desde un cenote hasta distintos templos.

Pese a que nombres tan sugerentes como la Plaza de las 1.000 columnas o el Grupo de las Monjas hacen volar la imaginación de los visitantes, los mexicanos dejan claro que esas denominaciones no corresponden con las originarias y que fueron los descubridores de este tipo de ciudades los que rebautizaron las distintas construcciones según sus propias vivencias y lo que les sugerían.


El hecho de que uno de los calendarios mayas tenga su fin en el 2012 retoma el interés sobre el legado de esta civilización e incluso ha inspirado teorías apocalípticas de diverso signo. Sus vastos conocimientos sobre astronomía, el gran peso de la religión en sus vidas y el abandono de sus ciudades, que muchos atribuyen a problemas de sequía, siguen cautivando hoy en día.

Atrás dejaron edificios cuyas ruinas siguen atrayendo y generan interés por un colectivo que solo en Chichén Itzá levantó, desde el siglo IX, 300 complejas construcciones en las que se cree que vivieron un mínimo de 30.000 y un máximo de 80.000 personas y que fueron abandonadas durante el siglo XIII.

La riqueza arqueológica de Yucatán es tal que se estima que existen 2.200 lugares de interés, de los que solo 16 están parcialmente restaurados. La gran cantidad de turismo que atrae Chichén Itzá resta protagonismo a otros monumentos, pese a que existen otras ciudades mayas, como Uxmal, que por su conservación y por su majestuosidad deben resultar paso obligado en caso de visitar la península.


ACESSE O LINK ABAIXO PARA LER A MATÉRIA COMPLETA, COM INFORMAÇÕES SOBRE O TURISMO DE OUTRAS REGIÕES DE YUCATÃ.

Fonte: http://www.expreso.info/es/destinos/descubre/21863_chichen_itza_magia_que_eclipsa_la_riqueza_arqueologica_de_yucatan?page=0,0 (27/08/2011)

Nenhum comentário:

Postar um comentário