domingo, 5 de setembro de 2010

ESPECIAL: Sorprende hallazgo de tumba gobernante siglo III en Perú.

El yacimiento arqueológico Huaca Rajada-Sipán, en la costa norte de Perú, y descubierto en 1987, continúa dando sorpresas a la arqueología peruana.

La semana pasada, un equipo de investigadores logró acceso a una sorprendente tumba que guarda el cuerpo de un hombre con sandalias de bronce dorado, cargado con ornamentos de ese metal bañados en oro y que vivió, según afirman los arqueólogos, a inicios del siglo III de esta era, unos 120 años antes que el famoso Señor de Sipán (s. IV).

El enigmático personaje, lo mismo que el Señor de Sipán, pertenece a la cultura Moche, una admirada civilización del Perú antiguo que se desarrolló entre los siglos I y VII de la era actual en una región desértica de la costa norte de Perú.

No ostenta la jerarquía ni la riqueza que rodeaba la tumba del Señor de Sipán (donde había unas 400 joyas de oro, plata, cobre dorado, piedras semipreciosas), pero era un gobernante regional, posiblemente miembro de la Casa Real de Sipán, según el director del museo de sitio y del complejo Huaca Rajada-Sipán, Luis Chero Zurita.

En su momento, el hallazgo de las tumbas reales del Señor de Sipán (1987) marcó un importante hito en la arqueología del continente americano, pues por primera vez se halló, intacto y sin huellas de saqueos, el entierro real de una civilización peruana anterior a los incas.

Chero Zurita dirige a un experimentado equipo de arqueólogos conformado por Anderson Sernaqué y el veterano excavador Alex Camacho, quien acompaña a los investigadores desde 1987, cuando fue descubierto el Señor de Sipán.

La tumba del misterioso personaje Moche fue localizado en un ataúd de caña de dos metros de largo; su cuerpo estaba cubierto de pies a cabeza con diversos objetos de cobre dorado.

Sin embargo, los trabajos de excavación no han terminado; hasta la fecha, se ha desenterrado parte del cráneo y unas sandalias de cobre dorado. Se espera que dentro de un mes se conozcan detalles de este enigmático individuo, el cual habría reinado en la zona alrededor del año 200 de esta era, hace unos 1.800 años.

Junto a este personaje fue hallada la tumba de una mujer de la misma jerarquía y con orejeras tubulares. En opinión del arqueólogo Luis Chero Zurita, la importancia del hallazgo radica en la aparición de estos dos nuevos personajes.

En entrevista con el diario limeño "El Comercio", Chero Zurita explicó que ambos hallazgos brindan una valiosa información sobre la existencia de familias reales que integraban la Casa Real de Sipán. "No se trataría de un guerrero, sino de un personaje relacionado con la élite gobernante", dijo Chero.

El equipo halló evidencias de que los ornamentos que aderezaban el cuerpo no son objetos de metal comunes, sino que tienen un baño de oro. "Esto quiere decir que, cuando los ornamentos fueron utilizados por su dueño, se daba la impresión de que todo él era de oro", explicó el especialista.

Las dos nuevas tumbas fueron halladas a 1,30 metros de profundidad y a 13 metros de la tumba del Señor de Sipán. (Xinhua)

Fonte: http://spanish.peopledaily.com.cn/92121/7124764.html (01/09/2010)

Nenhum comentário:

Postar um comentário