segunda-feira, 7 de março de 2011

Ciudad perdida de los incas

Cien años atrás, en julio de 1911, el explorador estadounidense Hiram Bingham, un verdadero Indiana Jones, realizó el sensacional descubrimiento de la “ciudad perdida de los incas” en la cima de una montaña cerca de Cuzco, en los Andes peruanos.

Por Redacción LAVOZ

Rodeada de un mágico silencio, a 120 kilómetros del noroeste de Cuzco, sobre la vertiente del río Urubamba, está Machu Picchu, uno de los monumentos arquitectónicos más bellos del mundo, considerado como un lugar místico generador de energía.

Machu Picchu, vocablo quechua que significa “montaña vieja”, es admirable por la solidez de su edificación, el equilibrado uso del espacio y el armonioso complemento con el medio natural.

Estratégicamente ubicada para evitar la presencia del enemigo y rodeada por profundos cañones e impresionantes montañas llamadas “apus” o dioses tutelares por los incas.

Los lugareños ya conocían de la existencia de esta ciudad desde mucho tiempo atrás sin embargo, fue en 1911 cuando el guía Melchor Arteaga condujo al profesor Hiram Bingham hacia Machu Picchu, quien al regresar en 1914 y con el apoyo de la Universidad de Yale y la National Geographic Society le dio difusión. Desde entonces, Machu Picchu se conoce como la “ciudad perdida de los incas” y se cree que representó fundamentalmente un objetivo religioso.

Construida en piedra, se destacan dos sectores: la zona urbana, que comprende templos, palacios, plazas, depósitos, escalinatas, fuentes y la zona agrícola, con andenes o terrazas para cultivo.

El Santuario Histórico de Machu Picchu (32.592 hectáreas) es un área natural protegida por el Estado Peruano y declarado Patrimonio Cultural de la Humanidad por la Unesco en 1983.

En la actualidad, a Machu Picchu se llega caminando, recorriendo el Camino del Inca en cuatro días o bien a través de un espectacular viaje en tren por el Valle Sagrado. Dicha vía férrea une la ciudad de Cuzco con la Estación Machu Picchu pueblo, que se encuentra en la base del santuario. El viaje hasta dicha estación es de tres a cuatro horas, de acuerdo al tipo de servicio de tren.

El ómnibus desde el pueblo de Machu Picchu (antes Aguas Calientes) hasta la zona arqueológica dura 20 minutos aproximadamente.

Alojamiento. Respecto al servicio de alojamiento, en el pueblo de Machu Picchu hay opciones desde hospedajes modestos hasta hoteles de lujo, de 4 y 5 estrellas. Entre ellos, el Sumaq Machu Picchu, el Machu Picchu Pueblo, de la cadena Inka Terra y el Hatuchay Tower. Al lado del santuario hay un único hotel: el Santuary Lodge de la cadena Orient Express.

En el pueblo de Machu Picchu pueden visitarse los Baños Termales de Aguas Calientes, ubicados a 800 metros y también es interesante ascender al monte Huayna Picchu (montaña joven) a 2.667 metros que imprime su imagen característica al conjunto arqueológico. El ascenso demanda una hora de trepada a través de un estrecho camino en pendiente. Hay que tener cuenta que Machu Picchu se puede visitar durante todo el año, aunque la mejor época es entre abril y octubre.

El Santuario Histórico de Machu Picchu fue declarado en 2007 como una de las nuevas maravillas del mundo. Es que el enclave combina la imponente belleza con el importante legado cultural, Patrimonio de la Humanidad. Esto determina que cada año lo visiten miles de turistas de todo el mundo.

Preparativos del festejo. Desde el Ministerio de Comercio Exterior y Turismo (Mincetur) se están llevando a cabo diversas reuniones con las autoridades del Cuzco y representantes del sector privado para preparar la celebración del centenario del descubrimiento de Machu Picchu.

El ministro de Comercio Exterior y Turismo Eduardo Ferreyros se reunió con el director de la Cámara Nacional de Turismo del Perú (Canatur), Carlos Canales, y próximamente con las nuevas autoridades del Cuzco ya que son “los principales protagonistas de la festividad. Son ellos los que manejan y administran el ícono”.

En declaraciones, Seminario manifestó la necesidad de “decirle al mundo que Machu Picchu no es sólo un monumento arqueológico, sino un complejo con 32.000 hectáreas de naturaleza privilegiada. Es un patrimonio mixto de la humanidad por tener cultura y naturaleza”.

La celebración del centenario tendrá lugar el 7 de julio de 2011, y se espera que al menos 500 millones de televidentes sigan de cerca este acontecimiento.

En el marco de esta celebración, la Comisión de Promoción del Perú para la Exportación y el Turismo (Promperú) difundió el logo del centenario durante las transmisiones especiales que la cadena NatGeo, de National Geographic, dedicó al Perú.

La llegada del centenario también trajo la buena noticia de que la Universidad de Yale se comprometió a devolver a Perú miles de piezas extraídas de esta ciudadela Patrimonio de la Humanidad el próximo marzo.

A los fines de albergar en forma definitiva estas piezas arqueológicas, el ministro de Cultura, Juan Ossio, anunció la construcción del Gran Museo del Tahuantinsuyo y aseguró que podría erigirse en un terreno de la Universidad San Antonio de Abad, del Cuzco.

También se proyecta la publicación de tres libros sobre historia, biodiversidad y conservación de Machu Picchu.

Fonte: http://www.lavoz.com.ar/peru/ciudad-perdida-incas# (27/02/2011)

Nenhum comentário:

Postar um comentário