domingo, 23 de maio de 2010

En las entrañas de Machu Picchu

Dos bomberos grancanarios participan en el proyecto arqueológico 'Ukhupacha' para recuperar cuevas y viejos caminos en el santuario inca Patrimonio de la Humanidad

CARMEN SANTANA Hacer de nuevo penetrables, y conocibles, varias centurias después, las entrañas de Machu Picchu, la montaña vieja en quechua del antiguo poblado andino inca de Perú, es el objetivo desde hace ocho años del proyecto Ukhupacha. Impulsado por la Universidad Jaume I de Castellón, especialistas en espeleología trabajan cada año en colaboración con los arqueólogos peruanos para volver de nuevo a trazar los mapas de las cuevas y enclaves del mítico poblado situado a unos 2.500 metros de altitud, ahogados durante muchas décadas por la selva peruana. Dos bomberos grancanarios se suman a la expedición de este año.

Ismael Mejías Pitti y Rodrigo Rocha Sarmiento son profesionales del Consorcio de Bomberos de Gran Canaria y espeleólogos de afición y formación. Desde el pasado jueves están ya en suelo del santuario inca, participando en las tareas para hacer de nuevo visibles restos arqueológicos aún ignotos, o al menos inexplorados o inaccesibles a los ojos de los especialistas del Instituto Nacional de Cultura de Perú, la contraparte local del proyecto español.

"En Machu Picchu hay muchos yacimientos y es una zona vertical. La investigación arqueológica ve muy prácticas las técnicas que se utilizan en espeleología. De ahí que un proyecto como este demande especialistas en ellas", explica Ismael Mejías, un bombero con siete años de experiencia en el Consorcio y 4 de colaboración con distintas ONG.

Hasta el próximo 11 de junio vivirá su segunda experiencia en el santuario inca, junto a Rodrigo Rocha, también en el Consorcio desde hace cinco años. Ismael Mejías ya estuvo el pasado año en Machu Picchu colaborando en un proyecto de la Universidad de Roma a través de Geólogos sin fronteras.

GOOGLE EARTH. En Machu Picchu no sólo hay que inspeccionar cuevas. "También caminos que no están referenciados y otros lugares que aún se esconden a los arqueólogos", señala Mejías.

Siguiendo la ruta Madrid-Lima-Cuzco llegarán a Aguascalientes, la ciudad que enlaza con Machu Picchu y donde tendrán su base de operaciones.

"Los primeros cinco días los emplearemos en impartir cursos a los arqueólogos peruanos de progresión por cuerda, el método de espeleología de seguridad", señala Mejías. El resto del tiempo lo dedicarán los dos bomberos grancanarios, junto a su colega Salvador Guinot, responsable del proyecto, a realizar prospecciones. "En selvas, en cortados (los verticales) y siguiendo el camino inca", señala Rodrigo Rocha.

En ese plan de trabajo se incluyen dos cuevas que tendrán que explorar. Pero no viajarán a su interior los arqueólogos. "No es tarea para personas sin experiencia en espeleología. Los arqueólogos peruanos asistirán al curso, pero no estarán en las prospecciones".

Los grancanarios también marcarán caminos colaborando en la tarea de un becario de la Universidad Jaume I que trabaja en la realización de georreferencias para el Google Earth, la aplicación del buscador que permite volar a cualquier lugar de la Tierra y ver imágenes de satélite, mapas, relieve y edificios en tres dimensiones. "Algunos lugares de Machu Picchu presentan aún áreas oscuras que se tratan de visibilizar", explica Mejías. Están en un apasionante viaje.

Fonte: Espanha, www.laprovincia.es/dominical/ (16/05/2010)

Nenhum comentário:

Postar um comentário