quarta-feira, 12 de maio de 2010

Juego de pelota va a Sudáfrica


*** Cosmovisión y destreza: El juego de pelota en Mesoamérica, reúne piezas prehispánicas originales que reflejan la trascendencia de esta práctica

*** Permanecerá, para el disfrute de visitantes sudafricanos y extranjeros, hasta el próximo 10 de junio, en el Museo de Mapungubwe, de la Universidad de Pretoria


El Juego de Pelota, que para los pueblos mesoamericanos fue una alegoría del acceso al inframundo pero también la posibilidad del renacimiento, llega a Sudáfrica en el marco de la Copa Mundial FIFA 2010, a través de la exposición Cosmovisión y destreza: El juego de pelota en Mesoamérica, que reúne una colección arqueológica sobre esta práctica ancestral.

El pasado jueves 6 de mayo de 2010 se inauguró con gran éxito esta muestra, en el Museo de Mapungubwe, de la Universidad de Pretoria, en Johannesburgo, donde permanecerá hasta el próximo 10 de junio para que visitantes sudafricanos y extranjeros puedan conocer este valioso acervo procedente de distintos museos y zonas arqueológicas del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH-Conaculta).

La ceremonia estuvo presidida por el embajador de México en Sudáfrica, Luis Cabrera, y la rectora de la Universidad de Pretoria, profesora Cheryl de la Rey. Asistieron funcionarios del gobierno sudafricano, miembros del cuerpo diplomático, de la comunidad mexicana, empresarios y académicos.

Durante su discurso, el embajador Cabrera señaló que esta exposición se presenta por primera vez en el continente africano, gracias al esfuerzo conjunto del INAH-Conaculta, la Secretaría de Relaciones Exteriores y la Embajada de México en Sudáfrica. Así mismo, expresó que las 13 piezas prehispánicas originales son mostradas también en el marco de la conmemoración del Bicentenario de nuestra Independencia y el Centenario de la Revolución mexicana.

Entre las piezas de arcilla, piedra (caliza y basáltica) y alabastro, realizadas por las culturas totonaca, maya y mexica, así como por la llamada tradición Tumbas de tiro (Nayarit), se encuentran esculturas, sonajas y silbatos que representan a jugadores de Juego de Pelota, maquetas de un templo y un Juego de Pelota, un anillo y la representación de una pelota usados en esta práctica, además de un hacha, un riel, un candado y una escultura yugo (protector de cadera) zoomorfa.

Cabe mencionar que el partido inaugural de la Copa del Mundo FIFA 2010, México frente a Sudáfrica, que se llevará a cabo el 11 de junio, ha generado un gran interés del público sudafricano por conocer más sobre México, por lo que se espera un gran número de visitantes a la exposición.

El Juego de Pelota, La práctica del Juego de Pelota, La cancha del Juego de Pelota, así como Rituales y Ceremonias, son las secciones que componen esta exhibición, cuya curaduría corrió a cargo de la arqueóloga Laura Pescador Cantón, y que dan cuenta de su larga trayectoria, del 1500 a.C. a la Conquista (más de tres mil años), y su amplia extensión territorial. De lo anterior se desprende que el juego no tuvo siempre la misma importancia y significado.

Hasta la fecha se han ubicado más de mil 500 canchas de Juego de Pelota (del sur de Estados Unidos a Honduras), una cifra muy por encima del número de instalaciones deportivas griegas o romanas del Viejo Mundo. Las canchas presentan una gran variedad de formas e iconografía asociada, aunque existe una unidad intrínseca que dio al juego un significado esencial entre los mesoamericanos.

En la primera sección el público conocerá el significado del Juego de Pelota, mismo que comprendía una serie de ceremonias en las que participaban los jugadores, los sacerdotes y los dioses. Estos rituales incluían una preparación física, el ayuno y la purificación del cuerpo, y la confrontación entre jugadores en una cancha edificada para este propósito, la cual concluía con el sacrificio de uno de ellos por decapitación o extracción del corazón.

Se aborda su distribución espacial y temporal en el México antiguo, así como sus variantes. La presencia de canchas en Mesoamérica, el Occidente y Oasisamérica (de Utah, Estados Unidos, a Chihuahua, México), pese a sus diferencias tipológicas, significa que el desarrollo del juego obedece también a una evolución lógica y continua.

Por mucho tiempo, los olmecas fueron considerados como los probables inventores del juego. Los descubrimientos de El Manatí, Veracruz, comprueban su conocimiento del hule, pero todavía no se conocen ejemplos de canchas en sitios olmecas, aunque las de la Costa del Pacífico están bien documentadas.

Mientras, en La práctica del Juego de Pelota, se enlistan los atavíos e instrumentos que portaban los contendientes, algunos de ellos, lujosos penachos de plumas, tocados con piedras preciosas, collares de mosaico, cinturones, sandalias, rodilleras, anillos de metal, capas y faldellines de plumas.

En cuanto a las herramientas, los candados eran objetos de piedra que se asían con la mano para golpear la pelota; eran frecuentes en la Costa del Golfo, pero también en el área maya, por ejemplo, en grabados de la cancha principal de Juego de Pelota en Chichén Itzá se observan jugadores haciendo uso de los candados.

En ese sentido, en el apartado sobre La cancha del Juego de Pelota, se hace una descripción de los diferentes tipos de arquitectura y los elementos decorativos que la componían, además de sus significados. La cancha era un acceso al inframundo y, al mismo tiempo, el conducto para el nacimiento del Sol todos los días.

La cancha más antigua registrada hasta el día de hoy está localizada en un sitio conocido como Paso de la Amada, en Chiapas, y fue construida entre 1400 y 1200 a.C., que corresponde al periodo Preclásico. En la siguiente etapa, el Clásico (100 - 600 d.C.), las ciudades mesoamericanas más grandes tenían por lo menos una cancha de Juego de Pelota.

Sin embargo, del 650 – 900 d.C., en el Epiclásico, se edificó el mayor número de canchas, por ejemplo, en Cantona, Puebla, existen 24; en Tajín, Veracruz, 17; y en Chichén Itzá, Yucatán, 19.

Ya para el Posclásico (1200 -1521 d.C), las canchas adquirieron la forma de una “I” y estaban localizadas en el centro de los grandes centros urbanos, asociadas además a los más importantes templos. En México-Tenochtitlan se encontraba en la plaza sagrada de la ciudad un complejo que incluía temascales, el tzompantli o altar de cráneos y plataformas para danzas rituales.

Finalmente, en Rituales y ceremonias se presentan los diferentes significados del ritual del Juego de Pelota, y los cambios del mismo por las sociedades mesoamericanas, las cuales relataban su visión del universo, su vínculo con la fertilidad, la guerra y la lucha de opuestos como una manera de preservar la continuidad de la vida.

Fonte: México, www.inah.gob.mx/ (07/05/2010)

Nenhum comentário:

Postar um comentário