quarta-feira, 5 de maio de 2010

En menos de 2 meses renuncia el tercer Director de Patrimonio

Cambios: Los directores que son nombrados no duran. La Ministra de Culturas niega que haya conflictos. Juan Albarracín permaneció en el cargo menos de un mes.

El viernes 23 de abril renunció el director de Patrimonio del Ministerio de Culturas, Juan Albarracín, argumentando motivos personales. La ministra de Culturas, Zulma Yugar, confirmó a La Prensa la dimisión del arqueólogo y explicó que éste recibió otra oferta de trabajo. Albarracín se convierte en el tercer director que ocupa ese cargo en menos de dos meses.

“El alejamiento es evidente porque él tiene exigencias en la consultoría que él está asumiendo con el National Geografic y esto le implica hacer viajes, entonces eso le impide cumplir esta responsabilidad que él había asumido con mucho cariño, pero tenemos que respetar su decisión”, dijo la ministra Yugar.

Albarracín, arqueólogo e historiador, fue posesionado en esa Dirección el 1 de abril en sustitución del abogado Javier Santos, quien permaneció como director de Patrimonio un mes aproximadamente y reemplazó en forma interina al anterior titular de ese despacho, Nogardo Jiménez, quien también presentó su renuncia irrevocable al cargo.

En su momento, Jiménez, que estuvo en el cargo de esa Dirección por siete meses (desde el 17 de agosto de 2009 al 3 de marzo de 2010), denunció que fue víctima de un trato despótico de parte del viceministro de Interculturalidad, Miguel Peña, y sus cuatro asesores que quisieron tomar su oficina. El viceministro Peña no negó ni aceptó esta acusación.

La Dirección de Patrimonio depende directamente del Viceministerio de Interculturalidad.

Albarracín aseguró que su salida responde a motivos personales. “He tenido una relación muy armoniosa con la ministra Yugar”.

Consultado sobre su relación con Peña, Albarracín se limitó a decir que ésta fue cordial y que no tenía reparos con nadie, sino motivos externos y de organización que al parecer lo condicionaron.

Pero fuentes que prefirieron no identificarse aseguraron que el Viceministro de Interculturalidad ni siquiera permitió que Albarracín se presentara a su autoridad a pesar de que éste lo había intentado en cuatro oportunidades.

Sin embargo, la Ministra dijo que todo se desarrolló en el marco de la cordialidad.
El renunciante dijo que quedan pendientes temas como la preservación de Tiwanaku, la elaboración del reglamento para la excavaciones arqueológicas y la elaboración de un anteproyecto de Ley de Patrimonio.

El arqueólogo Jédu Sagárnaga demostró su preocupación por este alejamiento de su colega. En su criterio, en las anteriores semanas hubo acercamientos con la sociedad civil.

La Ministra de Culturas anunció que para llenar la vacancia, lanzará una convocatoria pública para llamar a un concurso de méritos. “Vamos a ver el tiempo, mientras tanto se pondrá a un interino y se va a proceder democráticamente, salvo que haya una persona que verdaderamente cumpla los requerimientos y coordinando con personal calificado que podríamos analizar su ascenso al cargo después de tres meses. El arqueólogo Jédu Sagárnaga dijo que esto echó por el suelo los acercamientos. “Este cambio es grave, es muestra de la inestabilidad”.

Para destacar
La Dirección de Patrimonio cambió tres directores durante la gestión de la ministra de Culturas, Zulma Yugar.
Nogardo Jiménez fue nombrado el 17 de agosto de 2009 por el ex ministro de Culturas Pablo Groux.
Javier Santos, un abogado del Viceministerio de Interculturalidad, asumió el cargo por un mes, del 3 de marzo al 3 de abril.
Juan Albarracín fue posesionado como director el 1 de abril de 2010. Su permanencia ni siquiera llegó al mes.
Existen trabajos pendientes, como la elaboración de un patrimonio de excavaciones arqueológicas y la Ley de Patrimonio.
La intervención a la Unidad Nacional de Arqueología resulta ser uno de los máximos desafíos en el asunto patrimonial.

Fonte: Bolivia, www.laprensa.com.bo/noticias/ (28/04/2010)

Nenhum comentário:

Postar um comentário