sábado, 19 de novembro de 2011

‘Indiana Jones’ digital

Esta es una de las estructuras hechas en roca que tienen forma de cometa. Fue descubierta por David Kennedy, un arqueólogo de escritorio, con el programa de Google

TECNOLOGÍA. Gracias a imágenes satelitales de Google Earth, cada vez los arqueólogos están encontrando sitios de exploración en lugares nunca antes sospechados.

Las imágenes satelitales gratuitas de Google Earth han dado un impulso sorprendente a la arqueología. Por ellas, los expertos en todo el mundo han dejado a un lado sus picos y palas y han tomado el mouse. Los llaman arqueólogos de escritorio, pues lo que antes debían hacer mirando mapas y excavando, como Indiana Jones, ahora lo hacen desde sus oficinas y frente a un computador y con una conexión a internet de banda ancha.

La fotografía aérea siempre ha sido una herramienta clave para estos profesionales pues ofrece una perspectiva más general, lo que permite descubrir estructuras colapsadas de apenas unos centímetros de alto que serían prácticamente invisibles desde el piso. Pero desde 2005, cuando se lanzó Google Earth, y mucho más aún desde 2007, cuando introdujo las imágenes satelitales de alta resolución, los arqueólogos han contado con un buen aliado, pues se trata de una herramienta gratuita y efectiva para hacer parte de su trabajo.

Además, dados los conflictos internos en ciertas partes del mundo, especialmente en Oriente Medio, donde hay una riqueza aún por explorar en este campo, las imágenes satelitales de Google facilitan las cosas. David Thomas, doctor en Arqueología de la Universidad de La Trobe, en Melbourne, Australia, le dijo a The Economist que no es posible para un arqueólogo occidental trabajar en Afganistán, pero gracias a este programa se ha podido incrementar el conocimiento de sitios en áreas de ese país que son "grandes, peligrosas y remotas para explorar desde la superficie".

Un colega suyo, Scott Madry, arqueólogo de la Universidad de Carolina del Norte, en Chapel Hill, cuenta que antes viajaba en aviones a explorar regiones enteras, miraba mapas, examinaba fotos aéreas, pero apenas encontraba diez lugares en 25 años. "Ahora he hallado más sitios en un solo día sentado en mi oficina haciendo una búsqueda sistemática con Google Earth que en todos esos años con las antiguas herramientas", señaló a National Geographic.

David Kennedy, arqueólogo de la Universidad de Western Australia, en Perth, le dijo a SEMANA que desde hace cuatro años usa Google Earth para explorar desde su oficina varios países de la península arábiga, como Jordania, Siria y Libia. "La península está probando ser para nosotros un inesperado lugar de actividad humana 2.000 años atrás", dice el experto.

Allí ha encontrado en solo este año 2.000 posibles sitios arqueológicos conformados por estructuras enigmáticas parecidas a las líneas de Nasca en Perú, incomprensibles desde el piso pero totalmente perceptibles desde el espacio. Sus formas se dividen entre ruedas y cometas. Estas últimas son diseños de piedra con una cabeza circular y con colas de cientos de metros de longitud. En su lista ya se cuentan 2.000 cometas detectados.

Estos trabajos en piedra, conocidos por los beduinos como "las obras de los ancianos", podrían ser del año 4.000 antes de Cristo y fueron vistos por primera vez por un teniente de la Fuerza Aérea británica en 1920, pero Kennedy logró revelarlas en toda su magnitud haciendo un clic en Google Earth.

Según Kennedy, este programa es una herramienta más que permite detectar sitios y organizar expediciones pero no reemplaza el trabajo de campo y el ensuciarse las manos en las ruinas. "Es cierto que hoy se hace investigación desde una oficina en el Reino Unido o en Australia. Pero Google Earth es una herramienta que debe combinarse con la experiencia de salir al campo a explorar", dijo al periódico australiano The National.

A pesar de sus ventajas, algunos le han visto un inconveniente a este tipo de investigación arqueológica y es el riesgo de que aumenten los saqueadores, quienes tienen las mismas facilidades de los expertos para encontrar estos sitios. Sin embargo, Kennedy le ve más cosas positivas que negativas, pues cree que con este programas los arqueólogos están "al borde de una explosión de conocimiento".

Fonte: http://www.semana.com/vida-moderna/indiana-jones-digital/167357-3.aspx (12/11/2011)

Nenhum comentário:

Postar um comentário