sexta-feira, 1 de abril de 2011

La lucha por los tesoros arqueológicos de Costa Rica

País rico en arqueología. Datos oficiales aseguran que de los 4.5 millones de habitantes de Costa Rica, 63,876 son de etnias indígenas de diferentes pueblos.

EFE Reportajes

Gracias a la colaboración del Museo de Brooklyn, en Estados Unidos, una valiosa colección de 4,000 piezas arqueológicas precolombinas retornará a Costa Rica a lo largo de los próximos tres años, un siglo después de que el empresario estadounidense Minor Keith la sacara del país.

Como parte de una depuración de sus inventarios, el Museo estadounidense decidió devolver voluntariamente a Costa Rica el noventa por ciento de la colección, que se encuentra legalmente en su poder, mientras el diez por ciento restante se mantendrá en sus salas como una muestra representativa.

La colección Keith. El estadounidense Minor Keith impulsó la construcción del ferrocarril en el Caribe costarricense y fue propietario de fincas bananeras en la zona entre 1871 e inicios del siglo XX.

Durante el tiempo que estuvo en Costa Rica al mando de la empresa United Fruit Company, Keith acumuló piezas precolombinas de diferentes culturas asentadas en lo que actualmente es Costa Rica hasta sumar unas 16,000 obras de jade, oro y cerámica, las cuales encontró durante la construcción del ferrocarril y la expansión bananera en el Caribe.

Según el Museo Nacional de Costa Rica, esta colección se mantuvo junta hasta 1914, cuando la familia Keith prestó una parte de ella al Museo Americano de Historia Natural de Nueva York.

Posteriormente, otra parte de la colección fue vendida o donada al Museo del Indio Americano, la Fundación Heye y al Museo de Historia Natural del Instituto Smithsoniano.

Luego de la muerte de Minor Keith, en 1929, la familia del empresario donó al Museo de Brooklyn un lote de piezas y en 1934 le vendió otra parte, para alcanzar un total cercano a las 4,000 piezas que aún conserva.

La directora del Museo Nacional costarricense, Sandra Quirós, dijo a EFE Reportajes que la recuperación de esta colección es “importantísima” por su valor científico y cultural.

“A veces hay que recurrir a mecanismos internacionales de carácter legal y otras hay que pagar por algunas piezas, por lo que el hecho que voluntariamente el Museo de Brooklyn nos las esté devolviendo es muy importante para el país”, subrayó Quirós.
Una vez que se encuentre en Costa Rica, la colección será exhibida en el Museo Nacional y posiblemente en diferentes lugares del país.

La lucha por recuperar el patrimonio. Costa Rica cuenta desde 1982 con una Ley de Defensa y Conservación del Patrimonio Nacional Arqueológico, que prohíbe sacar del país o comercializar este tipo de bienes culturales, y tipifica esta acción como un delito.

Sin embargo, las autoridades reconocen que el tráfico ilícito de piezas arqueológicas tanto dentro como fuera del país sigue siendo un dolor de cabeza, al que se suman los pocos recursos con los que cuenta el Museo Nacional para recuperar estos tesoros.

Por ejemplo, para llevar a cabo la repatriación de la colección Keith, el Museo Nacional costarricense tuvo que acudir al apoyo de otra entidad estatal como el Instituto Nacional de Seguros (INS) que aportará los 59,000 dólares necesarios para el transporte de un primer lote de 1,000 piezas que llegará al país este año.

Las restantes 3,000 se entregarán de la misma forma a lo largo de los próximos dos o tres años. “El ofrecimiento del Museo de Brooklyn daría inicio con la repatriación inmediata de un primer lote de piezas, para lo cual el Museo Nacional de Costa Rica buscó cotizaciones, pero debido a que la institución no cuenta con los recursos se hizo un llamado a través de los medios de comunicación”, al que respondió el INS, explicó la directora del Museo Sandra Q uirós.

Fonte: http://www.hoy.com.do/vivir/2011/3/4/365126/La-lucha-por-los-tesoros-arqueologicos-de-Costa-Rica (04/03/2011)

Nenhum comentário:

Postar um comentário