sábado, 6 de fevereiro de 2010

Coyolxauhqui, de plácemes



Arqueológos del INAH en el área de trabajo del descubrimiento.


El monolito de la diosa lunar mexica cumple 32 años de haber sido descubierto.

Convertida en una de las piezas emblemáticas del Museo del Templo Mayor y de nuestra nacionalidad, el monolito de la Coyolxauhqui cumple 32 años de haber sido descubierto y ser detonante de uno de los proyectos de investigación arqueológica más importantes del país que aún sigue rindiendo frutos.

El hallazgo se registró la madrugada del 28 de febrero de 1978, por una cuadrilla de obreros que abrían una zanja en la esquina de las calles de Guatemala y Argentina, en el Centro Histórico de la Ciudad de México. Así, después de permanecer enterrada por cinco siglos, la diosa lunar de los mexicas resurgió para cambiar el rumbo de la arqueología mexicana.

Para conmemorar este suceso el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH-Conaculta) ha organizado el ciclo de conferencias que comenzará este sábado 6 de febrero, donde expertos darán a conocer las investigaciones que actualmente realizan en el marco del Proyecto Templo Mayor, emprendido hace tres décadas tras el descubrimiento de la Coyolxauhqui.

Las conferencias que se llevarán a cabo los sábados de febrero, comenzarán este día 6, a las 10:00 horas, con la participación del arqueólogo Eduardo Matos Moctezuma, quien hablará sobre La Piedra del Sol o Calendario Azteca; en tanto que el próximo 13 de febrero tocará el turno a las especialistas del Departamento de Restauración del Museo, María Barajas Rocha, Claudia Malvaez López y Cristina Barragán Martínez, quienes expondrán El relieve de Tlaltecuhtli y la conservación de su policromía.
El 20 de febrero, el doctor Leonardo López Luján, director del Proyecto Templo Mayor, hablará de La Coatlicue; andanzas de un monolito mexica desde el siglo XVI hasta el siglo XXI; mientras que la última conferencia, Caracoles monumentales del Templo Mayor de Tenochtitlan: dos almenas de cerámica estucada, su conservación y estudio iconográfico, a cargo de María de Lourdes Gallardo, Ximena Rojas y José Vázquez Vargas, también del Departamento de Restauración, programada para el 27 de febrero.

La de los cascabeles en el rostro

La escultura circular de andesita rosa, fue creada entre los años 1469 y 1481 de nuestra era, durante el reinado de Axayácatl. Coyolxauhqui representa a la deidad femenina relacionada con la Luna y los vencidos.

Con un diámetro que oscila entre los 3.04 y 3.25 metros, un espesor de 30 centímetros y un peso cercano a las 8 toneladas, el relieve muestra a la diosa decapitada y mutilada de brazos y piernas, representada así por el combate que sostuvo con su hermano Huitzilopochtli, dios de la guerra, según relata el mito.
El monolito de la diosa lunar se encontró en el mismo lugar que ocupó en la antigua Tenochtitlan, al pie del adoratorio de Huitzilopochtli, en la parte sur del Templo Mayor. Su colocación estratégica permitía recrear la escena en la que el Sol vence a la Luna y simbolizaba el recipiente sagrado en el que se depositaban los restos de los hombres sacrificados en honor al Sol.

Hija de la Coatlicue, diosa de la tierra, Coyolxauhqui encierra el símbolo del combate, el triunfo del dios solar sobre los poderes nocturnos que ella encarna. La deidad cuyo nombre significa “La que se ornamenta las mejillas con cascabeles”, aparece desnuda en el monolito porque una de las últimas etapas de la derrota de los enemigos, era la humillación, misma que consistía en despojarlos de sus ropas.
Su rescate en 1978 estuvo a cargo de un grupo de investigadores del Instituto Nacional de Antropología e Historia, coordinado por los arqueólogos Ángel García Cook y Raúl Arana Álvarez.

El finado arqueólogo Felipe Solís fue el primero en identificar el monolito como la diosa Coyolxauhqui, que de acuerdo a la cosmovisión mexica había sido decapitada por su hermano Huitzilopochtli, y cuyo cuerpo cayó a las faldas del cerro, en el Templo Mayor. Fragmentada, de sus heridas brotan gotas de sangre y la cabeza del fémur aflora entre el muslo cercenado.

Las conferencias se realizarán en el Auditorio Eduardo Matos Moctezuma, del Museo del Templo Mayor, los sábados de febrero, a las 10:00 horas, con entrada gratuita. El recinto se ubica en Seminario 8, Centro Histórico, cerca del Metro Zócalo.

Fonte: México www.inah.gob.mx/ (05/02/2010)

Nenhum comentário:

Postar um comentário