quarta-feira, 17 de fevereiro de 2010

Tesoros mixtecos y zapotecos


Exposición Ignacio Bernal: Protagonista de la arqueología mexicana del siglo XX.

Con la exhibición de una estela de tonelada y media de peso, procedente de Monte Albán, siete urnas zapotecas, ollas y sahumadores mixtecos, y manoplas de piedra usadas en la época prehispánica en el juego de pelota, comenzó en la ciudad de Oaxaca el homenaje al doctor Ignacio Bernal (1910-1992), uno de los máximos promotores de la arqueología mexicana en el mundo.

Ignacio Bernal: Protagonista de la arqueología mexicana del siglo XX, es el título de la muestra inaugurada por Alfonso de Maria y Campos, director general del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH-Conaculta), con motivo del centenario del natalicio del connotado arqueólogo, donde también se contó con la presencia de Carlos Bernal, representante de la familia Bernal Verea, autoridades estatales y una decena de especialistas procedentes de México, Argentina, Estados Unidos y Holanda que se han dado cita para el desarrollo de un coloquio en memoria del homenajeado.

La exposición, instalada en el Centro Cultural Santo Domingo, se conforma de medio de centenar de piezas arqueológicas, entre las que destacan una estela de 1.70 metros y tonelada y media de peso, que forma parte de la Galería de Los Danzantes, del Museo de Sitio de Monte Albán; la piedra grabada corresponde a la Época I de este sitio zapoteca, entre los años 500 – 100 a. C.

También se exhiben 12 réplicas de secciones del Muro de los Jugadores de Dainzú; siete urnas zapotecas; ollas y sahumadores mixtecos, manoplas de piedra usadas en el juego de pelota, un fragmento de la Lápida Noriega, y una máscara de madera con incrustaciones de turquesa y concha.

Esta colección da cuenta de algunos de los sitios arqueológicos mixtecos y zapotecos en los que participó o dirigió excavaciones el doctor Bernal: Monte Albán, Dainzú, Yagul, Ruinas de Noriega, Señorío de Coixtlahuaca y Yatachio.

La muestra temporal incluye además secciones dedicadas a su trabajo en la restauración de importantes áreas de la Zona Arqueológica de Teotihuacan, y otro más sobre su interés en la cultura olmeca.

Así mismo, incluye retratos y fotografías personales, condecoraciones, reconocimientos, e incluso, un montaje del estudio de su casa de San Felipe del Agua (residencia preferida de Bernal), mapas topográficos, imágenes de su labor en campo y algunos ejemplares representativos de su amplia obra bibliográfica.

Ignacio Bernal: Protagonista de la arqueología mexicana del siglo XX, se complementa con una sección de memorabilia que incluye los primeros títulos académicos obtenidos por Ignacio Bernal, hasta sus doctorados Honoris Causa, concedidos por las universidades de las Américas; de California, en Berkeley; y St. Mary´s, de San Antonio, Texas.

A los anteriores se suman importantes reconocimientos que recibió a lo largo de su vida, caso del Premio Nacional de Ciencias obtenido en 1969; y otros conferidos por instancias académicas del extranjero.

Las piezas de esta exhibición que permanecerá hasta finales de abril, proceden de los museos Nacional de Antropología, de Sitio de la Zona Arqueológica de Monte Albán, de las Culturas de Oaxaca, así como de las colecciones de la familia Bernal Verea, del Instituto Welte para Estudios Oaxaqueños, del Colegio Ignacio Bernal, de la Universidad de las Américas Puebla; y del Archivo Técnico de la Dirección de Monumentos Prehispánicos del INAH.

De manera previa a la inauguración de la exposición temporal, en la Zona Arqueológica de Monte Albán se develó una placa conmemorativa con el nombre de don Ignacio Bernal y García Pimentel.

En el evento, la actual directora del sitio, la doctora Nelly Robles, expresó que en Monte Albán se rinde un homenaje diario a la figura Bernal, pues para explicar al público la historia de la antigua urbe, se retoma gran parte de los aportes del arqueólogo, por mencionar algunos, los diferentes periodos en que se puede dividir el desarrollo de la ciudad zapoteca.

“La labor del doctor Ignacio Bernal ha sido una de las más completas realizadas por un profesional dentro del Instituto Nacional de Antropología e Historia. Aparte de su consolidación como un arqueólogo de campo, su disciplina le llevó a culminar con una publicación, cada una de estas incursiones en sitios de los Valles Centrales o la Mixteca de Oaxaca, del Golfo o del Altiplano Central como Teotihuacan.”

La también presidenta del Consejo de Arqueología del INAH, señaló que a la par de su desempeño en distintos cargos administrativos (asumió varios dentro del propio Instituto, incluida su dirección general), Ignacio Bernal nunca descuidó su trabajo como docente fuera de la Escuela Nacional de Antropología e Historia, la Universidad de las Américas (antes Mexico City College) y la UNAM.

“Tenemos en Ignacio Bernal un ejemplo de académico integral, de quien se preocupó por cubrir todas las áreas del conocimiento y de la gestión, aspectos necesarios para realizar una arqueología exitosa”.

Nelly Robles concluyó que las lecciones de Bernal pueden resumirse en tres vertientes: La labor del arqueólogo de laboratorio, concretamente del estudio de la cerámica para la definición de periodos; la trascendencia del trabajo arqueológico desde la gestión de instituciones; y la difusión en el extranjero de los valores del pasado mexicano.

El homenaje en honor de don Ignacio Bernal continuará este sábado 13 febrero con un coloquio en el que participarán expertos de la talla de Eduardo Matos Moctezuma, Mari Carmen Serra Puche, Ronald Spores, Marcus Winter y Maarten Jansen. La conmemoración incluirá además la presentación de la reedición de la Bibliografía de Ignacio Bernal, 1947-1988.

Fonte: www.inah.gob.mx/ (12/02/2010)

Nenhum comentário:

Postar um comentário