terça-feira, 10 de agosto de 2010

Hallazgos arqueológicos en Bocas del Toro

Texto de Odalis Orozco

¿Sabías que en Bocas del Toro existe una riqueza arqueológica? Isla Colón, en la provincia de Bocas del Toro, guarda debajo de su arena blanca secretos sobre el pasado de los pueblos indígenas que habitaron la región, su cultura y modo de vida. Durante los estudios arqueológicos en Boca de Drago, Isla Colón, se han encontrado piezas arqueológicas importantes al igual que osamentas, procedentes de cuatro entierros que datan desde el año 850 al 1000 de nuestra era, explicó el arqueólogo Thomas Waked, de la Universidad de UCLA, The Costen Institute. Según él, se espera determinar el ADN de los huesos para saber con certeza a qué grupo indígena pertenecen.

Las osamentas se encontraron en cajas revestidas de conchas y coral, no contenían ofrendas, estas se dejaron fuera, al lado, en un sitio donde depositaban la basura de la ceremonia del entierro, ya que como ritual rompían las copas y vajillas y las depositaban al lado de las tumbas.

En la isla se han encontrado piezas de pueblos distantes del istmo lo que demuestra que, desde antes de la colonia, Panamá era un país de tránsito y de intercambio comercial. Las hipótesis de los científicos y arqueólogos sustentan que puede que en Isla Colón hayan vivido grupos humanos, con una población mayor de 3 mil personas, que luego se fueron hacia otras áreas, se cree que era el grupo de los nasos. Piezas como cuchillos rudimentarios hechos de piedras, ollas y copas finamente trabajadas fueron encontradas, además de caracoles que servían como trompetas, para comunicarse por medio de su sonido. Las piezas de cerámicas dan muestra de que existía tal intercambio comercial, cerámicas provenientes de grupos indígenas del pacífico de Costa Rica, Nicaragua y Coclé, otras, por su barro y forma, demuestran que fueron hechas en el lugar. Las cerámicas están elaboradas con figuras de animales y de humanos; se observan avances en el trabajo de alfarería, unas son pintadas, otras, horneadas, vasijas pulidas y bien hechas. También se encontraron piezas de una cultura muy rudimentaria: fueron recolectores, pescadores y cazadores. Usaban instrumentos confeccionados con conchas y huesos de algunos animales, llegaron a pulir la piedra para fabricar objetos y utensilios. Este grupo es denominado Arcaico (o Pre-Cerámico, por la ausencia de alfarería), cada pieza encontrada determinará los tiempos de cada población.

Otras de las pruebas del traslado de estos grupos es que trajeron piedras enormes que sólo se encuentran en tierra firme y sitios volcánicos y no dentro de la isla.

EVIDENCIAS:
Las piezas encontradas prueban la existencia de varias ocupaciones. Para el arqueólogo Thomas Waked, Boca de Drago es un sitio muy complejo y de una riqueza arqueológica.

Fonte: www.diaadia.com.pa/archivo/ (09/08/2010)

Nenhum comentário:

Postar um comentário