sexta-feira, 5 de março de 2010

Hallazgo continúa arrojando importantes datos sobre los aztecas


Foto: Trabajos de restauración del templo construido entre 1486 y 1501 a.C, cerca de la Catedral del Distrito Federal. (Cortesía AFP)

Ciudad der México.- Un templo dedicado a Ehécatl (Dios del viento), parte del recinto sagrado de la ciudad azteca de Tenochtitlán y en el que pudieron hacerse sacrificios humanos, fue hallado bajo un estacionamiento del Centro Histórico de la capital mexicana, erigido sobre esa urbe prehispánica.

A unas semanas del hallazgo sólo un selecto grupo de personas ha podido observar los restos ya descubiertos de dos basamentos superiores del templo, uno de ellos casi intacto, así como la base circular en el centro de la pirámide sobre la cual originalmente se levantaba una estructura en forma cilíndrica.

De acuerdo con las referencias históricas, este templo para adorar a Ehécatl tenía 14 metros de diámetro, estaba coronado con un techo cónico de paja y tenía una entrada en forma de boca de serpiente relacionada con el dios Quetzalcóatl ('serpiente emplumada' en lengua náhuatl).

Sin embargo, la parte frontal del templo no podrá salir a la superficie porque se encuentra enterrada bajo un edificio colonial contiguo que actualmente alberga al centro cultural España, considerado patrimonio histórico.

"La forma circular tiene relación con el remolino y dentro de la cosmovisión es una alegoría, pero su forma redonda permite que el viento circule", añadió Barrera.

"Las fuentes históricas mencionan que en este edificio se realizaban sacrificios humanos" pero aún no se han localizado osamentas con huellas de esta práctica o alguna representación en pintura que lo confirme, precisó Barrera al hacer un recorrido por los trabajos arqueológicos.

En el número 16 de la calle de Guatemala, donde se encuentra el nuevo hallazgo, se mezclan las piedras de la construcción del templo azteca con los cimientos de un edificio colonial edificado en el siglo XVI que se vino abajo en el gran temblor de 1985 y materiales de la construcción moderna levantada para estacionar automóviles.

"Los restos del juego de pelota están sepultados también en la calle de Guatemala, muy cerca de aquí, y hacia el norte estarían los restos del edificio que fue el Calmécac", escuela de los nobles aztecas, explicó.

El templo de Ehécatl, relacionado con Tlaloc (Dios de la lluvia) y la agricultura, y el juego de pelota, vinculado a la guerra, eran lugares sagrados para los aztecas que fundaban su cultura con base en estas dos actividades.

El escenario que reina en este pequeño predio es una muestra de lo que sucede en cerca de 250 mil metros cuadrados del Centro Histórico, en el que conviven las diferentes épocas de la historia, una sobre otra, con una docena de edificaciones debajo del piso que formaron el centro sagrado de Tenochtitlán.

Fonte: México, www.oem.com.mx/ (03/03/2010)

Nenhum comentário:

Postar um comentário