quinta-feira, 18 de março de 2010

Renacer de Cajamarquilla

ARQUEOLOGÍA.
PUESTA EN VALOR DE LA SEGUNDA CIUDAD DE BARRO MÁS GRANDE DEL PERÚ


Complejo prehispánico se encuentra al este de Lima, en Huachipa
Se ha inaugurado centro de interpretación y restaurado parte de urbe

Ernesto Carlín Gereda
ecarlin@editoraperu.com.pe

En las afueras de la ciudad de Lima, rodeada de asentamientos humanos, chacras y ladrilleras, se encuentra Cajamarquilla. Ésta es una urbe prehispánica que, a pesar de su importancia y cercanía a la capital, ha pasado inadvertida para la mayoría de la población. Esta situación está por cambiar gracias a iniciativas emprendidas por el Estado, la iniciativa privada y la ayuda internacional.

Ayer, al mediodía, se inauguró un centro de interpretación para que los visitantes se hagan una idea más cabal de este sitio. Este local fue hecho con ayuda del INC, la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID), la ONG CESAL y la Universidad Católica Sedes Sapientiae. Pero esto es sólo uno de los primeros pasos que se están dando.

Salvando el barro
La doctora Cecilia Bákula, directora del Instituto Nacional de Cultura, explicó que se persigue ganarse a la población para que se involucre en la conservación del sitio.

Cajamarquilla, que fue primero habitada por la cultura Ychma y posteriormente por los Lima, está rodeada por asentamientos humanos que, a pesar de algún deterioro ocasionado, han respetado el núcleo principal de la ciudad prehispánica.
De uno de estos barrios, el de Paraíso, es Giancarlo Saras, un adolescente estudiante del colegio nacional Naciones Unidas, que tuvo la iniciativa de pedir al INC que los instruyan a él, a sus compañeros y profesores, sobre la importancia de la vecina ciudadela. Actitudes como esa buscará premiar e incentivar el INC.
Por de pronto, ya se ha rescatado una parte de esta urbe de barro, la segunda en el Perú después de Chan Chan. Lo restaurado es conocido coloquialmente como el laberinto y comprende una gran plaza donde se estima se hacían intercambios y una red de pasadizos y recámaras privadas anexas a ella.

La arqueóloga Ruth Shady, quien estudiara hace algún tiempo esta zona, refiere que en su tiempo de apogeo Cajamarquilla era la urbe más importante que había en el territorio peruano. Puntualiza que, gracias a su ubicación, servía como bisagra entre la costa y la sierra. Hace notar que la cerámica producida aquí, conocida como Nievería, se puede hallar en varios puntos del país, lo que demuestra su poder.

Fonte: Peru, www.elperuano.com.pe/ (18/03/2010)

Nenhum comentário:

Postar um comentário