quarta-feira, 28 de julho de 2010

Centroamérica: Sitio Arqueológico Joyas de Cerén, Patrimonio Mundial de la Humanidad

Ubicado en el departamento de La Libertad en El Salvador, Joya de Cerén era una comunidad agrícola del período prehispánico que, como ocurrió con Pompeya y Herculano en Italia, fue enterrada por la erupción de un volcán: el Laguna Caldera, 600 años D.C. Por esta razón, recibe el nombre de "La Pompeya de América".

Este sitio arqueológico fue descubierto en 1976 cuando la región se preparaba para construir silos para almacenar granos. Al encontrar los techos en buen estado y creyendo que se trataba de construcciones recientes, se autorizó la continuación de la obra, por lo que fue destruida más de una docena de habitaciones.

Alrededor de 1980, se iniciaron las investigaciones, pero debido a la guerra civil se suspendieron y no fueron reanudadas sino en 1989.

En la actualidad continúan las excavaciones y aún no se conocen exactamente los límites de la pequeña ciudad, pero hasta la fecha se han encontrado 10 estructuras.

Aparecen en buen estado de preservación, las casas de adobe, el centro comunitario y un baño sauna. Se considera que la población tuvo tiempo de huir antes de perder la vida, ya que no se han encontrado osamentas humanas, aunque sí aparecen pertenencias, que han permitido conocer una parte de la forma de vida de la cultura maya.

A juzgar por las edificaciones encontradas, las casas de los pobladores del Sitio Arqueológico Joya de Cerén están formadas por 3 estructuras separadas: los dormitorios, la cocina y la bodega. En la cocina se han desenterrado cuchillas, piedras de moler, vasijas con restos de comida (frijoles, cacao y chiles), platos de barro, entre otros objetos. Algunas de las viviendas cuentan con una cuarta estructura que podría ser un taller o temazcal. Además, los pobladores contaban con terrenos de cultivo que, en algunos casos, estaban limitados por un cerco de madera.

En 1993, este sitio arqueológico fue declarado por la UNESCO Patrimonio de la Humanidad, por representar un excepcional testimonio cultural de una civilización como la maya, ilustrando con su arquitectura, etapas significativas en la historia de la humanidad, ya que gracias a este hallazgo se conoce acerca de la manera en que los indígenas manejaban sus huertos caseros, la organizada planificación de su acrópolis, así como los detalles de sus fachadas y plataformas basales, además de muchas otras actividades que realizaban en los alrededores como la elaboración de utensilios para el hogar y el intercambio comercial.

Este sitio está abierto al público de martes a domingo de 9:00 a 17:00 horas, y tiene un costo de admisión de US$3.00. Dentro del sitio también se encuentra un remodelado museo que ofrece una buena colección de artesanías y modelos de las aldeas.

Otros atractivos en la Región del Patrimonio
Sitio Arqueológico Tazumal: Está situado en la ciudad de Chalchuapa, departamento de Santa Ana. Fue registrado formalmente por el arqueólogo Stanley Boggs, quien tuvo la oportunidad de identificar 13 estructuras, desde las plataformas más pequeñas hasta el montículo más grande mencionado por Barberena, con 24 m de altura.

Volcán de San Salvador: Entre los departamentos de San Salvador y La Libertad se encuentra la montaña de Quetzales (Quezltepec) o volcán de San Salvador, visible desde la capital salvadoreña. Está formado por dos masas, la más alta, de 1,950 m.s.n.m., conocida con el nombre de El Picacho, y la más baja, de 1,886 m.s.n.m. que se conoce como El Boquerón.

Carretera del litoral y sus playas: Entre el puerto de La Libertad y la Rada de Mizata, se encuentra la carretera del litoral, construida en 1959, considerada la de más atrevido trazo vial de Centroamérica. Además de las playas Concahlio, Majahual, El Tunco, El Zonte y La Perla, entre otras, posee bellos acantilados en el litoral, con impresionantes abismos y cinco túneles en las montañosas costeras. Existe una caverna cerca de la desembocadura del río La Perla, en la cual fue hallada en los primeros siglos de la colonia la imagen de Santa Úrsula, la cual es venerada por los pobladores de Jicalapa. Otra playa es la rada de Mizata, ubicada en el suroeste de La Libertad, a 66 km de Nueva San Salvador, en la que se encuentran dos acantilados, en uno de los cuales se hallaba una argolla de bronce donde se sujetaba el andarivel (cuerda atada a un buque).

Costa del Bálsamo: A orillas del Océano Pacífico, entre los puertos de Acajutla y La Libertad, se encuentra esta costa , con una longitud de 50 km y una anchura máxima de 20 m. Comprende además un área montañosa en los municipios de San Julián, Cuisnahuat, Ixhuatan, Tepecoyo, Talnique, Jayaque, Chiltuipan, Comasagua y Teotepeque.

Gastronomía típica: El puerto de La Libertad celebra anualmente un festival gastronómico, en el cual cada restaurante ubicado en el sector de la playa expone su mejor menú. El festival es amenizado con música de combos durante todo el día. Los restaurantes de este puerto son famosos por sus platillos típicos, entre los cuales se encuentran cócteles de camarones, de conchas, ceviches de pescado, caracol, ostras frescas, entre otros.

Sitio Arqueológico de la Campana de San Andrés: A 32.5 km, a la derecha de la carretera Panamericana, se encuentran las Ruinas de San Andrés que fueron excavadas por primera vez en 1940 por John Dimick y Stanley Boggs. Se componen principalmente de dos partes: la Acrópolis, con una pirámide de 10 m de altura, y la Gran Plaza. Se nota también muestras de otras pirámides y cimientos de un palacio. Durante el Clásico Tardío (600-900 A.C.), San Andrés fue una capital regional con
supremacía sobre los demás asentamientos del Valle de Zapotitán.

Se encontrará más información en www.elsalvador.travel.

Fonte: www.newsinamerica.com/ (27/07/2010)

Um comentário: