quinta-feira, 10 de dezembro de 2009

Al fin las declaran como Patrimonio de la Nación

Varios monumentos arqueológicos prehispánicos de Chepén, Ascope, Pacasmayo Y Trujillo fueron declarados como “Patrimonio Cultural de la Nación”. Así lo establece la Resolución Directoral Nacional Nº 1826/INC publicada en el diario oficial El Peruano.

Mediante un informe de la Subdirección de Investigación y Catastro de la Dirección de Arqueología solicitó la declaratoria como Patrimonio Cultural de la Nación de 191 monumentos arqueológicos prehispánicos registrados en el marco del Programa Qhapaq Ñam Temporada 2006, para los cuales se han elaborado las respectivas fichas de declaratoria.
En la parte resolutiva se detallan los cuadros para cada provincia mencionada mencionando con exactitud el lugar. En Chepen se considera a Mancoche Alto y Truz Bajo I.
En Ascope los monumentos considerados son Huaca Pulgar (Magdalena de Cao), Huaca Facalá (Ascope), Tres Huacas C (Casa Grande), San José (Casa Grande), Bolognesi o Sorcape (Casa Grande), Huaca Huáscar (Casa Grande), Cerro Mocollope (Chocope) y Complejo Arqueológico Chiquitoy (Chicama).

Otras huacas ubicadas en Rázuri (jurisdicción de Ascope) son Pampa El Palomar, carrascal, Monte Seco A y B, Santa María, Leiva, Huaca del Yeng, Perla de Macabí A, B y C, Pancal, Huaca Colorada B y C, El Chepo, El Pato, Manco Capac, Pulpar y El Milagro
Asimismo, en Paiján tenemos El Cerrito y en Chocope: Cajanleque, Huaca Molino Cajanleque, Huaca San Juan y Palmeras, Huaca San Juan y Sajón, así como Huaca Farías A o Sicap.
En Pacasmayo aparecen la Huaca Timpón (Guadalupe). En Trujillo están la Huaca del Sol y La Luna (Moche), Castillo Jesús María (Laredo) y Sanpachusco o San Hilarión (Laredo).

En el caso de Chepen se mencionan más de una decena de montículos cuya ubicación se precisa y se mencionan las huacas Cirila, El Laurel, Truz bajo, Macines, Palomino, Blanca, Pacanguilla I, II y III, Huaca de la Fila o Huaca de la Mala Muerte, Huerta, Lezama, Villegas, Guanilo, Ojeda, Las Tuberías, Sebastropol del I al IV, El Chivo, Santa María, Vargas, Santa Victoria, Santa Rosa, Iglesia Vieja y Huaca Guanábano.

Con esta declaratoria la ley establece que en estos lugares no se deben ejecutar obras públicas tal como ocurrió con una parte de la Huaca Mocollope donde el alcalde de Casa Grande, Ricardo Cerquín Vásquez, intentó construir un relleno sanitario y entró en conflicto con su homólogo de Chocope, Héctor Bocanegra Arbulú y por lo cual aún mantienen un juicio.
Asimismo, queda abierta la posibilidad para que se busquen fuentes de financiamiento a fin de realizar trabajos de protección y mantenimiento de estos monumentos arqueológicos. Algunos de estos ya han sido depredados y otros aún pasan por este proceso sin que las autoridades del INC, municipio y la Policía Nacional hayan podido ubicar a los huaqueros.

Los recientes casos de depredación denunciados por La Industria son los ocurridos en el Cerro Dos Cabezas en Jequetepeque y la Huaca Mocollope en Chocope. En ambos lugares las autoridades del INC desconocen qué objetos han sido destruido y otros sacados y comercializados por los huaqueros en los últimos años.
En Jequetepeque el municipio ya dispuso pagar la vigilancia del Cerro Dos Cabezas para evitar que continúe la destrucción del lugar ya que después de un primer descubrimiento de saqueo con un gran forado, a la semana siguiente los huaqueros volvieron a la carga y continuaron con su ilícita labor sacando miles de adobes del lugar.

Por. Walter Castillo Córdova
Fonte:
Peru, www.laindustria.pe/ (08/12/2009)

Nenhum comentário:

Postar um comentário