domingo, 10 de julho de 2011

Dos guerreros cuentan una lucha de hace más de mil años

Las esculturas halladas en la zona arqueológica de Toniná, en Chiapas, representan a personajes de Copán y complementan la información del bloqueo a Palenque que derivó en un conflicto entre todos los señoríos mayas.

Foto: Hermes Chávez

Su antigüedad es de unos mil 300 años; una de ellas —fragmentada en tres partes— se recuperó en su totalidad, de la otra no hay cabeza, pero ambas ofrecen información para conocer las guerras que sostuvieron varios señoríos mayas, cuyos territorios iban de Chiapas a Campeche, Honduras y Guatemala.

Se trata de dos esculturas prehispánicas en piedra caliza que representan a cautivos de guerra, las cuales fueron halladas por especialistas del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) en la zona arqueológica de Toniná, en Ocosingo, Chiapas.

A decir del investigador Juan Yadeun, responsable del Proyecto Arqueológico Toniná, el hallazgo muestra que la lucha regional que tenían Palenque y Toniná se convirtió en un conflicto entre todos los viejos imperios mayas.

“Una de las esculturas la descubrimos en tres partes, la primera en septiembre del año pasado, y en mayo y junio encontramos las otras dos, con lo que nos dimos cuenta de que es un cautivo de magnífica hechura, cuyas inscripciones nos dicen que viene de un reino de los señores de Copán (Honduras).”

Se trata de la representación de un guerrero que llegó al lugar con las tropas de Copán, entre 695 y 699 de nuestra era, cuando Toniná tenía totalmente bloqueado a Palenque del resto de los señoríos mayas.

En las esculturas halladas en el último año hay inscripciones jeroglíficas que hablan de su pertenencia al señorío que gobernó gran parte de lo que es hoy Honduras, en un tiempo de verdadero apogeo militar, cuenta el arqueólogo.

En el año 714, guerreros de Toniná arribaron a Palenque y capturaron al segundo hijo de Pakal, pero se supone que entre el año 695 o 699 es cuando “el bloqueo está terrible y seguro el señor de Palenque pidió a sus aliados de Copán que aliviaran la tensión, pero fueron capturados, lo que en lugar de ayudar puso todo peor, pues empezó a sufrir un colapso terrible”.

El juego de pelota
Con una altura cercana al metro con 20 centímetros, colocada con piernas flexionadas, y un peso de alrededor de 400 kilogramos, la escultura ofreció información para comprobar que en la cancha del juego de pelota de Toniná se realizaron ceremonias de las tres creaciones del universo, previas a la cuarta que se supone ocurrirá el 21 de diciembre de 2012.

“El personaje nos hizo armar todo, porque en las inscripciones que trae en el pecho está el emblema del juego de pelota y dice que es el de la tercera creación. Trae el nombre de un héroe y tiene como título nobiliario el pertenecer a la dinastía de Copán, un señor con muy mala suerte, porque empieza a perder batallas con todo mundo.”

Foto: Hermes Chávez

El descubrimiento corrobora la alianza pactada por los señoríos de Copán, en Honduras, y Palenque, en México, en la guerra que esta última ciudad maya sostuvo contra Toniná durante 26 años (de 688 a 714 d.C.) por el control de las aguas del río Usumacinta, batallas sostenidas hace más de mil años.
“Siempre exhibían a los guerreros en el juego de pelota. Se ve que al personaje lo capturaron en esa guerra, lo tuvieron varios años como jugador de pelota, hasta que finalmente lo decapitaron en 699, y la inscripción dice que lo quemaron para que su espíritu se incorporara a la pelota.”

En todas las pelotas representadas en inscripciones se señala que el cautivo está dentro, lo que es muy interesante porque el proceso para que la pelota vuele es agregarle ceniza al látex, “lo que era mágico porque toda pelota aderezada con ceniza volaba y rebotaba a una velocidad impresionante”, de acuerdo con el arqueólogo.

La cancha del juego de pelota de Toniná, además, es una de las más importantes del periodo prehispánico, con casi 70 metros de largo, la cual, por sus características, se asemejaba a la relatada en el libro sagrado del Popol Vuh.

El arte en Toniná
••• Una de las esculturas es de las mejor conservadas en la zona de Toniná, donde se producía un arte maravilloso, asegura el coordinador del Proyecto Arqueológico, Juan Yadeun, pues se tiene constancia de infinidad de artistas que, incluso, trabajaban a velocidades impresionantes, como “un mural que dice que lo hicieron en 13 días, en el que se ve que participaron cinco artesanos muy importantes.
“Se ve que había una escuela escultórica maravillosa, porque al mismo tiempo que van conquistando reinos, se van trayendo como tributo a los artistas, a los pintores, a los escultores. En Toniná tenemos esculturas que son de las mejores del arte maya.”
En la zona arqueológica se han hallado más de 250 esculturas, de las cuales 60 representan a guerreros, si bien ninguna como la mostrada la mañana de ayer.
México • Jesús Alejo

Fonte: http://impreso.milenio.com/node/8988047 (07/07/2011)

Nenhum comentário:

Postar um comentário