terça-feira, 21 de dezembro de 2010

Invasores amenazan otra vez a Pachacámac

Peligro. Ministerio de Cultura alerta sobre ingreso a terrenos en zona intangible. Investigaciones de la policía revelan que cientos de pobladores se asentarían en tierras del antiguo Santuario del Dios de los Temblores.

Jorge Luis Cerda.

Hoy, en pleno siglo XXI, Pachacámac está a punto de sufrir otra invasión. Antes fueron los incas, luego los españoles y ahora, sin tener en cuenta que allí se encontraba el más consultado oráculo del Antiguo Perú, un grupo de invasores quiere meterse a como dé lugar en esta sede prehispánica donde se veneraba al Dios de los Temblores.

Esta próxima invasión ilegal, fruto de un plan que algunas mafias que viven a costa de la expectativa de los más pobres traman desde hace algunas semanas, planea ejecutarse este 24 de diciembre, cuando los efectivos policiales estén resguardando las calles de la ciudad.

Según investigaciones de la Policía Nacional, cuya labor se coordina con el Ministerio de Cultura, estos pobladores estarían organizados en cuatro comités ubicados en tres asentamientos humanos, como Las Brisas, Ampliación Las Brisas y Max Uhle.

Unas 80 hectáreas en riesgo
Al respecto, La República se contactó con la Directora de Patrimonio Cultural del Ministerio de Cultura, Blanca Alva Guerrero, quien expresó su total preocupación por el peligro que corre la zona arqueológica de Pachacámac. “Es terrible porque siempre en fechas de feriados largos como la Navidad se presentan casos de invasión contra el Patrimonio Cultural. Son 80 hectáreas que están en riesgo de ser invadidas”, alertó, muy preocupada.

Refirió también que en el caso del Santuario de Pachacámac se ha descubierto que los pobladores dispuestos a invadir ya separan un lote de terreno pagando entre 20 y 37 soles. “Esta cuota inicial incluye los gastos para los palos, esteras y el sueldo del abogado”, acotó.

Estos datos, dijo, se pudieron conocer gracias a la labor de inteligencia de la policía, que incluso infiltró en los pasados días a algunos efectivos quienes se hicieron pasar como decididos compradores de lotes de terrenos.

El comisario de Villa Alejandro, mayor PNP Jorge Durán Camones, que lidera los operativos, reafirmó que los invasores vendrían del distrito de Villa El Salvador. Hay serios indicios de que para esta Navidad buscarían establecerse en la zona intangible del santuario.

“En la entrada de Pachacámac se observa la venta de esteras, en una cantidad inusual, lo cual evidencia que ya se están alistando para la invasión”, agregó.

La policía detectó a algunos responsables del tráfico de tierras. “Está Antonio Óscar Antayhua, con antecedentes por este delito”, precisó Blanca Alva, y agregó que en el 2009, en Semana Santa, ya quiso invadir Pachacámac. “Los señores Martín Ipanaqué, Orlando Olivares Estrada, María Padilla y uno de apellido Gil son los presuntos promotores de la actual invasión a Pachacámac”, agregó Alva.

El alcalde del lugar, Hugo Ramos, dijo que las áreas verdes y algunas zonas de Manchay también corren el riesgo de ser invadidas, pero que lo evitarán.

Claves
¿Dónde está? Este gran santuario de la época prehispánica se ubica al sur de Lima, en el Valle de Lurín, a 30 kilómetros de la capital peruana.

Templo. Presenta una serie de ruinas entre las cuales podemos mencionar y resaltar el Templo de Pachacámac, el Templo del Sol, el Templo de la Luna o Acllahuasi.

Zonas. También está el Taurichumpi, el Templo Primigenio y la llamada Plaza de los Peregrinos.

Antes quisieron adueñarse de zona intangible
Según la historiadora María Rostworowski, Pachacámac era el dios de la noche y de los terremotos, muy temido. De él decían que si se movía sucedía un temblor y si se movía más venía un terremoto. También se le asocia al Señor de los Milagros o Cristo de Pachacamilla.

El Santuario Arqueológico de Pachacámac fue declarado como parte del patrimonio cultural en 1929. Tiene un área de 465.32 hectáreas con un perímetro de 12,925.41 metros lineales. Fue el santuario más grande e importante de la costa.

Blanca Alva recordó que en las últimas elecciones municipales hubo un intento de invasión por unas 500 personas, pero con apoyo de la Policía Nacional pudieron desalojarlos.

Las invasiones a los sitios arqueológicos son un delito contra el Patrimonio Cultural de la Nación y son sancionadas con pena de cárcel de seis a ocho años y multas de hasta 1000 UIT, de acuerdo con lo estipulado en el Título VIII del Código Penal y la Ley Nº 28296, Ley General del Patrimonio Cultural de la Nación.

Fonte: http://www.larepublica.pe/archive/all/larepublica/20101219/30/node/311601/todos/13 (20/12/2010)

Nenhum comentário:

Postar um comentário