sexta-feira, 17 de dezembro de 2010

México restaura dos pirámides precolombinas

Dos antiguos edificios conocidos como Pirámide de los Caracoles y Pirámide de los Cascabeles, de 14 y 7 metros de altura, fueron restaurados y consolidados en el sitio arqueológico de Santo Nombre, en Puebla (sureste de México), como parte de los trabajos para la apertura al público de este lugar histórico antes de 2012.

El arqueólogo Blas Castellón, responsable del proyecto, dio a conocer este martes que en la época prehispánica la ciudad de las pirámides fue un punto estratégico entre las rutas de intercambio con el Centro, el Golfo y la costa del sur de México.

Este lugar fue ocupado durante más de mil años, aproximadamente del 400 AC al 600-700 DC, por un pueblo indígena predecesor a la cultura Maya y Azteca.
Destaca la similitud de las construcciones con el estilo de las pirámides de la Ciudad de los Dioses de Tehotihuacán, ubicada en los alrededores de la actual Ciudad de México

El arqueólogo Castellón indicó que la zona tuvo su mayor esplendor entre el inicio de la era cristiana y el período mesoamericano del Clásico Tardío (550 DC), y habría tenido un uso ritual y privado.

Detalló además que para la próxima temporada de trabajo en Santo Nombre se tiene prevista la consolidación del tercer templo de la Plaza Gran Altar, y el análisis y registro de las piezas y restos óseos encontrados, con el fin de difundir el valor de las construcciones prehispánicas de este sitio.

“A la Plaza Central sólo tenían acceso gobernantes o quienes se encargaban de los asuntos administrativos. Este espacio está en el centro del sitio, circundado por más 30 estructuras piramidales que dificultaban el acceso al mismo”, comentó el arqueólogo

Hallazgos significativos
El arqueólogo Blas Castellón informó que durante las excavaciones en el sitio de Santo Nombre se han encontrado múltiples piezas con marcas causadas por el fuego, especialmente en la Plaza Gran Altar, donde se hallaron cuchillos de obsidiana (roca volcánica) y hueso tallado, dijes, esculturas de piedra y piezas de cerámica negra y naranja.

Igualmente, en la plaza se encontraron restos de aves de rapiña y grandes felinos, caracoles, conchas de nácar, figurillas de barro y piedra, y un brasero policromado que fue reconstruido casi en su totalidad.

También se localizaron alrededor de mil cuencos que aún contenían restos de maíz, frijol, calabaza, chile y cacao, y que posiblemente se usaron para ofrendar sangre, hipótesis que se determinará en los próximos meses a partir de análisis de laboratorio.

Los arqueólogos Patricia Delgado y Hugo Huerta, miembros del equipo del Instituto Nacional de Antropología e Historia de México (INAH), suponen que la incineración de los objetos corresponde a un viejo ritual para clausurar las construcciones.

teleSUR/EFE-Elinformador.com.mx-INAH/rp-MM

Fonte: http://www.telesurtv.net/secciones/noticias/85817-NN/mexico-restaura-dos-piramides-precolombinas/ (15/12/2010)

Nenhum comentário:

Postar um comentário