quinta-feira, 17 de fevereiro de 2011

DESCUBREN RELIEVE DE PERSONAJE SAGRADO EN EL TAJÍN

Arqueólogos del INAH hallaron un tablero escultórico con la representación de un personaje con dos brazos izquierdos, que podría estar asociado a una antigua deidad

Por su similitud con otros bajorrelieves de la Zona Arqueológica de El Tajín, se cree que esta escultura pudo estar adosada hace mil 100 años a la Pirámide de los Nichos


Un fragmento de tablero escultórico con la representación de un personaje con dos brazos izquierdos, el cual pudo estar adosado hace mil 100 años a la fachada de la Pirámide de los Nichos, fue descubierto por investigadores del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH-Conaculta) en la Zona Arqueológica de El Tajín, en Veracruz.

El hallazgo se registró a fines de 2010 en el lecho de un arroyo localizado a 100 m al oeste de dicha edificación prehispánica, cuando una fuerte lluvia dejó parcialmente expuesta una piedra arenisca (de 86 cm de largo x 61 de ancho, y 15 cm de espesor) grabada con una escena en bajorrelieve casi completa, aunque algo borrosa por efecto de la erosión.

Su similitud iconográfica con otros tableros —los últimos fueron ubicados en los años 80— que estuvieron ubicados en la Pirámide de los Nichos, hace suponer que el fragmento hallado también debió estar expuesto en esa edificación a finales del Epiclásico e inicios del Posclásico Temprano, entre 900 y 1200 d.C., señaló el arqueólogo David Andrade Olvera, adscrito al sitio El Tajín.

“El personaje en bajorrelieve, con el rostro de perfil y tronco visto de frente, muestra dos brazos izquierdos, uno bajo el otro, pero no se observa con claridad el grabado del brazo derecho.

“Esta representación figurativa del cuerpo humano asocia esta obra con el mundo de lo sagrado, y aunque posee elementos como una especie de anteojera y colmillos, lo desgastado de la imagen no permite asegurar que se trate de una deidad del agua como Tláloc”, detalló el jefe de Protección Legal de la zona arqueológica.

El fragmento de tablero, de cuyo simbolismo se lleva a cabo un estudio más profundo, podría ser expuesto temporalmente durante el segundo trimestre de este año en el Museo de Sitio de El Tajín, dentro del programa “La pieza del mes”, aunque no se descarta que posteriormente pase a formar parte de la colección permanente de ese espacio.

Al abundar sobre la iconografía de esta obra, David Andrade destaca similitudes con otros tablero y, a su vez, elementos únicos de la misma, por ejemplo, “porta un tocado rectangular que recuerda el que lleva un personaje representado en el Tablero 28 de la Pirámide de los Nichos, sin embargo, el fragmento recién encontrado porta orejeras de forma distinta con respecto al resto de los bajorrelieves de El Tajín”.

Además de un collar de secciones trapezoidales y pulseras, el personaje antropomorfo porta un faldellín reticulado ceñido por una faja doble en la cintura con una especie de nudo atado con flecos que caen al frente; una atadura parecida también se observa alrededor de uno de los brazos.

“Detrás de la cabeza del individuo —describió el arqueólogo— se observa parte del cuerpo de una serpiente con las escamas esculpidas de forma realista; mientras que de su lado izquierdo están grabadas varias grecas o volutas del denominado estilo Tajín, en cuya parte inferior sobresalen círculos concéntricos que representan cuentas de jade”.

Otro de los aspectos que se aleja del patrón de los tableros escultóricos de la Pirámide de los Nichos, es un símbolo (frente al rostro del personaje y aparentemente suspendido de una cenefa) que está formado por un disco con tres cuentas en la parte interna y una especie de lengüeta que cuelga por debajo.

David Andrade explicó que luego del abandono de la ciudad el tablero descubierto pudo haberse desprendido de la Pirámide de los Nichos y ser arrastrado por las fuertes corrientes de agua; o bien, en algún momento (también en época prehispánica) lo sustrajeron y reutilizaron cerca del arroyo, cayendo después en éste.

Durante la exploración del área donde fue hallada la escultura, para ver las características del contexto donde yacía y conocer los procesos y condiciones de su deposición, arqueólogos de El Tajín tomaron muestras de materiales asociados y del suelo para su análisis en laboratorio.

“Cuando se encontró la pieza recorrimos el área en busca de los restos faltantes del tablero, pero hasta el momento no hemos dado con ellos”, anotó el experto.

Acerca de quién o quiénes labraron este tablero, señaló que hasta el momento no se ha podido determinar si El Tajín tuvo un origen huasteco o totonaco, en todo caso como un desarrollo regional se le denomina cultura Tajín.

Con respecto a la Pirámide de los Nichos, Andrade Olvera concluyó que ésta debió componerse de 365 nichos correspondientes a los días del calendario solar, cumpliendo así con una función de cuenta del tiempo, “no obstante, por la falta de mayores datos, no podemos hacer una relación directa acerca de los personajes representados en sus tableros”.

Fonte: http://www.inah.gob.mx/index.php/boletines/14-hallazgos/4867-descubren-relieve-de-personaje-sagrado-en-el-tajin (11/02/2011)

Nenhum comentário:

Postar um comentário