quinta-feira, 17 de fevereiro de 2011

Inauguran zona arqueológica de la cultura otomi en centro de México

Por Agencia EFE

San Miguel de Allende (México), 12 feb (EFE).- Las autoridades mexicanas abrieron al público la zona arqueológica La Cañada de la Virgen de la cultura otomi, la cual floreció entre los años 540 y 1050 D.C, en el estado mexicano de Guanajuato, centro del país.

Los directivos del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) y el gobernador de Guanajuato mostraron a los medios la zona arqueológica luego de casi diez años de trabajo de investigación y restauración, la cual requirió una inversión de 18 millones de pesos (1,5 millones de dólares) que fueron aportados por las autoridades federales, estatales y municipales.

Durante la inauguración del sitio, el gobernador de Guanajuato, Juan Manuel Oliva, explicó que el mismo se suma a los cinco zonas arqueológicas que se han abierto en el país durante la actual administración.

La responsable de esta zona, la arqueóloga Gabriela Zepeda, explicó durante un recorrido con la prensa que este sitio fue un centro ceremonial y comercial, pero también una zona agrícola.

Zepeda explicó que durante los trabajos de investigación se encontraron diversos vestigios valiosos, como ollas, metales, semillas, restos humanos de la cultura otomí o hñahñu, como se denomina a sí mismo este grupo étnico.

El sitio está integrado por diversas áreas, entre las que destaca una construcción denominada Casa de los Trece Cielos, cuya construcción se diseñó de acuerdo con la trayectoria solar y por lo cual durante el amanecer del 17 de abril y 25 de agosto el Sol pasa sobre su pórtico.

En el conjunto de La Casa de los Trece Cielos destaca una pirámide de más de 15 metros de altura, en cuya cúspide se encuentra el Templo Rojo, que conserva restos de pintura mural con franjas horizontales en rojo, negro y ocre.

Hay también un patio hundido, rodeado por tres plataformas con vestigios de habitaciones.

Más adelante está el Jardín, que ocupa un área de casi 5.000 metros cuadrados, con 365 especies de plantas y árboles, cuyo uso se remonta a la época prehispánica y que perdura hasta nuestros días.

Asimismo, se encuentra una obra hidráulica prehispánica denominada El Estanque y que sirvió para almacenar agua y aportó humedad a la vegetación nativa.

Otra de las antiguas edificaciones es la llamada Casa del Viento, con una estructura circular de 22 metros de diámetro por 2,5 metros de altura, que al parecer fue un adoratorio de Ehécatl, dios del viento.

Finalmente está la Casa de la Noche más Larga, cuyo nombre se debe a que su ubicación tiene relación con el solsticio de invierno el 21 de diciembre, cuando por el desplazamiento del Sol hacia el sur ocurre la noche más prolongada del año.
La arqueóloga indicó que éste era un lugar de peregrinaje y los únicos que podían permanecer aquí eran los sacerdotes y jerarcas.

"Era un lugar en el que confluían cientos de personas al año, en diferentes fechas y temporadas", explico a Efe la arqueóloga y restauradora Carmen Rionda.

La experta explicó que en este lugar se realizaban ofrendas y rituales y señaló que se encontraron los cadáveres, el primero de una niña y el segundo de un jerarca, quien fue enterrado con una "rica ofrenda" y con accesorios que mostraban su jerarquía.

"Al parecer el cuerpo del jerarca fue enterrado ahí mucho después de su muerte", indico Rionda y aclaró que eran comunes este tipo de entierros.

Añadió que durante mucho tiempo no se pudo explorar la zona debido a que era propiedad privada.

Fonte: http://www.google.com/hostednews/epa/article/ALeqM5hlcY0fAjqtGyZJ7fGajCGTRWBN4w?docId=1462870 (13/02/2011)

Nenhum comentário:

Postar um comentário